Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Las cuatro lecturas políticas de las cifras de Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acompañada por la subsecretaria de Estado de Hacienda, Pilar Paneque, y las secretarias de Estado de Presupuestos, María José Gualda, y de Hacienda, Inés Bardón, durante la presentación del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019./EFE
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, acompañada por la subsecretaria de Estado de Hacienda, Pilar Paneque, y las secretarias de Estado de Presupuestos, María José Gualda, y de Hacienda, Inés Bardón, durante la presentación del Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019. / EFE

Cataluña y las elecciones de mayo condicionan unos Presupuestos en los que el presidente del Gobierno se juega el ser o no ser

Adolfo Lorente
ADOLFO LORENTE

Pedro Sánchez ya tiene sus Presupuestos. En realidad, tiene su primer proyecto de Presupuestos, que quiere decir mucho pero en la práctica, a la postre, quizá no diga nada. El líder del PSOE se juega el ser o no ser con unas Cuentas para 2019 jalonadas de títulos impactantes para edulcorar un relato político en el que todo sube y casi nada baja. Subidas de los sueldos de los funcionarios, de las partidas para la dependencia, para la lucha contra la violencia machista, para becas, para cultura, para infraestructuras... Todo sustentado sobre un frágil castillo de naipes llamado recaudación. El diablo siempre se esconde en los detalles y aquí, el diablo se llama ingresos, que crecerán en 20.000 millones. O eso dice el 'powerpoint' del Ministerio de Hacienda. Pero más allá de las cifras, lo más llamativo es su lectura política. Aquí, cuatro claves.

 

Fotos