PP y Ciudadanos compiten por el papel de garantes de la seguridad

Teodoro García Egea, este virnes, en Canarias. /Quique Crubelo / EFE
Teodoro García Egea, este virnes, en Canarias. / Quique Crubelo / EFE

Los populares denuncian que con la izquierda crece la delincuencia y se arrogan la defensa de la Policía y la Guardia Civil

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

PP y Ciudadanos están dispuestos a dar la batalla política por reivindicarse como garantes de la seguridad en las calles. Ese concepto, del que históricamente ha hecho bandera el PP, se ha convertido ya en uno de los ejes principales del discurso de ambas formaciones, que en las últimas semanas han multiplicado sus alertas por el incremento de robos con violencia en Barcelona y que ya han registrado en el Congreso iniciativas parlamentarias.

El 22 de agosto, el Grupo Parlamentario Popular fue el primero en impulsar una proposición no de ley en la que solicitaba al Gobierno el «envío de un refuerzo de policías y guardias civiles» a la capital catalana. En el texto, los populares apostaban, además, por emprender «reformas legales», incluida una modificación del Código Penal, para que los antecedentes por delitos leves se tengan en cuenta para aplicar la agravante de reincidencia.

Esta semana, Ciudadanos subió la apuesta con un «plan de choque por la seguridad». En el primer apartado recoge, precisamente, cambios en el Código Penal «para que los delincuentes reincidentes por hurtos no queden impunes como hasta ahora». «Hemos visto escenas inauditas en nuestras ciudades como luchas con katana en plena calle, apuñalamientos a policías o un robo violento que acabó costándole la vida a una viceministra de un país extranjero», denuncia la formación liberal en referencia a una alto cargo de Corea del Sur que sufrió un intento de robo en moto en Barcelona.

Apenas difiere del discurso de Pablo Casado, que el fin de semana abrió el curso político en Ávila reclamando «que se pueda ir por Barcelona sin que te acuchillen por la calle». Ya en enero de este año, en la convención del partido, el PP incluyó la seguridad como pilar de su proyecto ideológico. Y desde entonces ha nutrido ese capítulo de medidas contra, entre otros fenómenos, el comercio ilegal o la ocupación.

«El PP es a día de hoy el único que defiende a la Policía y la Guardia Civil, el único que quiere unas calles más seguras», se arrogó este viernes el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, que vinculó inseguridad ciudadana y gobiernos de izquierdas. La réplica llegó desde Barcelona, donde la alcaldesa Ada Colau reprochó a populares y Ciudadanos el hacer «campaña electoral permanente» con la seguridad.