Chaves se niega a responder sobre los ERE en el Senado

El expresidente andaluz Manue Chaves, con semblante serio en el Senado. / Efe

El expresidente andaluz reta al PP a que demuestre la financiación ilegal del PSOE

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El expresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ha preferido guardar silencio y no responder este jueves a ninguna pregunta relativa al 'caso de los ERE' en el Senado, en el marco de la comisión de investigación de la financiación de partidos, que dirige en solitario el PP, ya que está siendo juzgado por esa misma causa en la Audiencia Provincial de Sevilla. «No voy a contestar a ninguna pregunta que entienda que pueda perjudicar mi defensa», ha apuntado tras la primera intervención del portavoz de los populares, Luis Aznar.

Chaves, que se enfrenta a una pena de diez años de inhabilitación por un delito de prevaricación, se ha limitado a señalar que en todo el sumario de los ERE «en ningún momento y en ningún informe se ha encontrado ningún rasgo, indicio o prueba de financiación irregular del PSOE» ni tampoco «ninguna financiación de caja B».

Con semblante serio y cruzado de brazos, el expresidente del PSOE ha seguido atentamente la intervención del senador conservador, que ha remarcado durante una hora que la Fiscalía cifra en 680 millones de euros las cantidades desviadas por la Junta a empresas afines al PSOE por subvenciones previstas para parados y empresas en dificultades, unas cifras que ha considerado «escalofriantes» y que suponen «tres mil veces más» que el dinero a título lucrativo de la sentencia de la 'trama Gürtel'.

Aznar ha recordado además que el fiscal en su escrito de conclusiones definitivas insiste en que los ERE falsos fueron «un mecanismo de financiación ilegal» del PSOE de Andalucía. «Como conoce tan bien el sumario, dígame qué indicios tiene sobre mí sobre la financiación del PSOE», la ha retado Chaves al dirigente popular hasta en tres ocasiones.

El exmandatario autonómico ha esperado a su intervención final para reiterar que «en ningún momento se han encontrado indicios de financiación ilegal» de su antiguo partido y «nunca ha habido indicio o prueba de ilegalidad en la reforma de la sede central del PSOE, ni en campañas electorales, ni de sobresueldos, ni financiación de 'caja B'». También ha arremetido contra el PP por instrumentalizar el Senado. «Lamento actitudes grotescas y deleznables que son incompatibles con el respeto y la dignidad de esta Cámara », ha dicho.

Griñán, el siguiente

La comparecencia de Chaves tiene lugar justo una semana después de que lo hiciese Susana Díaz, quien denunció ante la comisión parlamentaria que su citación solo buscaba someterla a un «juicio político». La presidenta de la Junta se quejó de que su convocatoria ante este órgano solo respondía a intereses electorales porque en los cinco años en que ella ha ocupado cargos en el Gobierno autonómico no ha habido irregularidades. «Las elecciones condicionan mi presencia aquí», denunció en referencia a los comicios que tendrán lugar el 2 de diciembre.

Chaves no será el último presidente andaluz en desfilar por la Cámara alta. Solo tres días antes de la cita con las urnas en esta comunidad, el 29 de noviembre, lo hará su sucesor al frente de la Junta, José Antonio Griñán, para el que la Fiscalía Anticorrupción pide seis años de cárcel y treinta de inhabilitación por prevaricación y malversación en el 'caso de los ERE'.