La celada

Un aficionado posa con la nueva camiseta de Cristiano Ronaldo de la Juventus./EFE
Un aficionado posa con la nueva camiseta de Cristiano Ronaldo de la Juventus. / EFE
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

La exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confesado algo que sabíamos todos: que en Cataluña se practica el 'apartheid'. Es la nueva favorita de los separatistas para decir que no tienen nada que ver con el resto de España y llevan mucho tiempo diciéndolo. El 'president' mantiene su veto al Rey, mientras invita al presidente del Gobierno a que participe en los actos que conmemoran el aniversario de los atentados yihadistas. La cortesía catalana, tan alabada por Cervantes, no se ha extendido a Felipe VI, ya que el líder catalán Quim Torra sigue manteniendo el veto al Rey. Confía en que la paciencia del zaherido monarca sea inagotable, aunque agote al resto de los españoles. Ir a la Moncloa con el pin amarillo es la penúltima forma de chulería que ensaya el independentismo.

Por suerte o por inconsciencia, a la gente de la calle lo que le importa es que Cristiano Ronaldo se vaya a la Juve. El memorable futbolista portugués ha fichado por cien millones de euros, no sin antes convertirse en el máximo goleador de la historia de su club. Lo que quería era que le pagaran la multa de Hacienda para emprender su nueva etapa y es exactamente lo que ha conseguido. Sólo le falta nombrar a Quim Torra su apoderado. Mientras, en la Moncloa, Pedro Sánchez ha estado tres horas hablando con Torra y sin llegar a ninguna conclusión, lo que tiene su mérito. La celada en la que hemos caído no tenía otra salida, pero parece que ahora, después de tantas pérdidas, el gran problema es ganar tiempo. «Tigres del tamaño del odio», que decían nuestros mayores, andan ahora sueltos pero con vistas a la jaula, por si hay que volver a refugiarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos