El PNV cede ante Bildu y recupera la consulta habilitante para reformar el Estatuto

Imagen de una de las reuniones de la ponencia de Autogobierno./Archivo
Imagen de una de las reuniones de la ponencia de Autogobierno. / Archivo

Los jeltzales habían renunciado a esta figura por su inconstitucionalidad

ANTONIO SANTOS

Una doble consulta a los ciudadanos para reformar el Estatuto. Una primera «habilitante» con la que los vascos darían su respaldo al texto que se acuerde en el Parlamento vasco y una segunda de «ratificación» después de que el documento definitivo se negocie y apruebe en el Congreso y el Senado. Es la hoja de ruta que PNV y Bildu han fijado hoy en la última reunión de la ponencia de Autogobierno antes de las vacaciones del verano. La doble consulta no se aplicaría para la actual reforma, precisan fuentes de la Cámara autonómica, sino que se aplicaría en el hipotético caso de que la actual modernización de la Carta de Gernika saliera adelante, algo que cada vez parece más complicado.

La ponencia no volverá a reunirse hasta el 7 de septiembre, después de cerrar hoy la fase de debate entre partidos antes de pasar el testigo a unos expertos -finalmente será uno por formación y no dos como se había barajado y sus nombres se deberán conocer antes del 12 de septiembre-. En la sesión de hoy se han cerrado los últimos puntos pendientes, que tenían que ver con las relaciones internacionales de Euskadi -como ya adelantó este periódico el PNV plantea una representación en la UE similar a la de España en aquellas materias sobre las que tiene competencias-, derechos y deberes -el único capítulo que nacionalistas e independentistas han pactado con otra fuerza, en este caso Elkarrekin Podemos- y el sistema de reforma estatutaria.

Es precisamente en este último apartado en el que el PNV ha vuelto a evidenciar su apuesta por un nuevo Estatuto de claro corte soberanista, al recuperar una figura como la de la consulta habilitante que el EBB había descartado en el último año porque no se ajusta a los procedimientos que establece la Constitución. Según la Carta Magna cualquier reforma de un Estatuto requiere de la celebración de un referéndum, que se celebra al final de todo el proceso parlamentario y que sirve para ratificar los acuerdos que primero se adopten en las instituciones autonómicas y luego en las Cortes.

En este caso, la formación que dirige Andoni Ortuzar y que en el Legislativo de Vitoria está representado por Joseba Egibar e Iñigo Iturrate, ha cedido a las pretensiones de EH Bildu, que sí llevaba la consulta habilitante en su propuesta. De esta manera, ambas formaciones nacionalistas han cerrado el octavo bloque de la ponencia, el que afectaba a los mecanismos de reforma del Estatuto. En los otros siete apartados, sólo ha habido uno en el que se sumara una mayoría transversal. Nacionalistas e independentistas acordaron ayer jueves con Elkarrekin Podemos el capítulo referido a los derechos y deberes de los ciudadanos.

Según el acuerdo adoptado hoy por PNV y Bildu la ley estatutaria deberá ser aprobada, en primer lugar, por el Legislativo vasco para posteriormente ser sometida a una consulta ciudadana que, «aún no siendo jurídicamente vinculante, tendría un valor declarativo y habilitante esencial».

Una vez cumplido este trámite se iniciaría un proceso de negociación con el Estado para su encaje jurídico y, tras la tramitación en las Cortes Generales, «se procederá a su ratificación mediante referéndum».

PSE y PP no comparten este procedimiento, mientras que Elkarrekin Podemos, aunque no se opone a dicha consulta, no ha rubricado este acuerdo porque considera que esta debería convocarse mediante un acuerdo de dos tercios del Parlamento Vasco y opina que para que su resultado tuviera un valor declarativo y habilitante esencial tendría que tener una participación mínima del 60% de los votantes.

Información relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos