Casado evita dar un respaldo explícito a Cospedal por sus tratos con Villarejo

Cospedal y Casado, en una imagen de archivo./Efe
Cospedal y Casado, en una imagen de archivo. / Efe

El líder del Partido Popular, no obstante, defiende que la exsecretaria general «no ha mentido sobre su reunión con Villarejo, y otros sí»

CECILIA CUERDO

El líder del PP, Pablo Casado, ha evitado respaldar este jueves expresamente a la ex secretaria general del partido y una de sus grandes valedoras para hacerse con las riendas de la formación, Dolores de Cospedal, tras la aparición de las grabaciones de ésta con el ex comisario de policía José Manuel Villarejo. Así, ha asegurado que la exministra «ha dado explicaciones desde el primer momento y no ha mentido, cosa que no pueden decir otros que también se reunieron» con el expolicía. Y tras dejar claro que el PP «no tiene nada que temer u ocultar» respecto a nuevas filtraciones de esos audios, ha querido dejar claro que no tiene ninguna presión. «Mi único compromiso es con los afiliados» que le hicieron presidente, ha dicho.

Casado ha aprovechado un acto de la precampaña de las elecciones andaluzas para pronunciarse por vez primera sobre las grabaciones difundidas por la web Moncloa.com en las que aparece la ex número 2 del partido con Villarejo, después del silencio mantenido en los últimos días. El líder del PP ha explicado que ha tenido la oportunidad de hablar en las últimas horas, y ha valorado que «ha dado explicaciones desde el primer momento y no ha mentido, cosa que no pueden decir otros». Ha recordado además que este entramado «pseudo policial» se creó bajo un gobierno del PSOE y que fue un gobierno del PP el que acabó con él. «Lo que haya ocurrido entre medias lo rechazo categóricamente y me comprometo a que no vuelva a suceder cuando sea presidente del Gobierno».

No obstante, ha querido dejar claro que está «tranquilo» por algo que ocurrió hace una década, y ha asegurado que «desde la dirección nacional del PP no hay nada que ocultar o temer» sobre nuevas revelaciones, distanciándose de la anterior ejecutiva popular. «No estoy seguro de que otros partidos o líderes políticos puedan decir lo mismo», ha insistido. Eso sí, ha evitado dar respaldo expreso a Cospedal o pronunciarse sobre su futuro, aunque ha marcado cual es la posición del partido. Más allá del apoyo de otros dirigentes que impulsaron su ascenso a la presidencia, su único compromiso, ha dicho, es con los afiliados que le hicieron presidente del partido y a los que prometió «ejemplaridad, claridad y rendición de cuentas».

«Cualquier conducta que se aleje de estos tres preceptos contará con mi total rechazo», ha remarcado. Y es que la corrupción es su principal arma en la campaña electoral para erigirse como alternativa al PSOE, y las grabaciones pueden desvirtuar su campaña para las elecciones andaluzas. Una campaña en la que pelea además con Ciudadanos por proclamarse única alternativa al cambio en Andalucía, por lo que ha aprovechado el giro de Albert Rivera para desbloquear la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para recordar que esta formación gobernó los últimos tres años con el PSOE de Susana Díaz e incluso suscribió un pacto con Sánchez tras los comicios generales de

En su intervención ante los militantes en Huelva, Casado ha vuelto a arremeter contra el Gobierno, lamentando que «en vez de respaldar al Poder Judicial ponga en duda su labor» respecto al procés. Así, ha recordado que «la Fiscalía dice que hay criterios objetivos» para procesar a los líderes políticos catalanes encarcelados por delito de rebelión, pero sin embargo ahora el Gobierno «lanza el mensaje de que la Abogacía del Estado podría no pedirlo» o incluso que no está de acuerdo con la instrucción. «Es gravísimo, y lo hace por mandato de sus socios», en alusión a los independentistas catalanes que apoyaron la moción de censura contra Rajoy y de cuyo apoyo dependen que se aprueben las cuentas públicas. Por eso, ha considerado que si en España «se manda desde los barrotes de la cárcel, o si las políticas las dictan los independentistas», Sánchez «no tiene legitimidad para seguir gobernando».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos