La autopsia concluye que Gabriel murió estrangulado el día de su desaparición

El día que desapareció, Gabriel comió con Ana y con su abuela. Y fue precisamente la abuela la que dio la clave a los investigadores. El martes la interrogaron y les contó que ese día Ana salió a llamar por teléfono justo antes de que Gabriel se marchara con sus primos. La hipótesis es que tuvo que coger el vehículo para llevarse al niño en un tramo de 25 metros justo cuando la abuela le perdió de vista. La muerte del pequeño según la autopsia fue el mismo día, los investigadores creen que nada más llegar a la finca le golpeó y cuando estaba malherido le estranguló. Aunque la abuela no precisa el tiempo que Ana estuvo fuera  las pocas antenas de la zona la situaron en lugares distintos a los que ella había declarado. Intentaron geoposicionarla exactamente, pero Ana perdió el móvil dos veces, la primera lo encontraron los voluntarios, la segunda vez no dio explicaciones convincentes. Fue entonces cuando cometió el error fatal, estaba tan nerviosa que se le ocurrió colocar en el monte una camiseta que Gabriel no llevaba ese día. -Redacción-