Interior valora revisar la seguridad del juez Llarena tras un nuevo ataque en su casa

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes. / EFE

Dos miembros de Arran arrojaron pintura amarilla en la vivienda del magistrado en Sant Cugat

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El Ministerio del Interior valorará una revisión del protocolo de seguridad del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la 'causa del procés' catalán, después de que miembros de Arran arrojaran pintura amarilla en su casa en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), según fuentes ministeriales. La acción, en la que de momento no hay detenidos, está siendo investigada por los Mossos d' Esquadra.

Desde Interior han asegurado que el dispositivo de seguridad aprobado para escoltar a Llarena y a su esposa, la también magistrada Gema Espinosa, «no ha fallado» a pesar del ataque sufrido en su vivienda. No obstante, han subrayado que el riesgo cero no existe y que los protocolos se revisan de forma periódica, que es lo que se hará en este caso concreto.

Los Mossos han abierto una investigación para identificar a los responsables de la acción con pintura amarilla, símbolo de los presos del 'procés', que ha sido atribuida por Arran, un colectivo juvenil de la izquierda independentista vinculado a la CUP.

Dos encapuchados

En un vídeo compartido en su cuenta de la red social Twitter, Arran señala que han realizado la acción ocho meses después de señalar otra casa del magistrado del Supremo en Das (Gerona) y que, «por petición popular y con una resolución de la instrucción judicial que prevé sentencias desmesuradas«, lo han vuelto a señalar como símbolo del régimen del 78.

En el vídeo, la organización juvenil revela la dirección de Llarena y muestra como dos encapuchados lanzan pintura amarilla a las puertas del domicilio en Sant Cugat.

La portavoz de Arran, Núria Martí, ha explicado en declaraciones a los medios en la Ciudad de la Justicia que han realizado la acción contra Llarena porque «la juventud se tiene que dotar de las herramientas que tenga a su alcance para atacar un sistema judicial heredero del franquismo». Ha considerado que Llarena es uno de los principales símbolos de la Justicia y ha afirmado que atacarán «las veces que haga falta la justicia española y sus herramientas represivas».

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha intervenido en un acto para condenar «rotundamente» los «lamentabilísimos» hechos ocurridos en el domicilio de los magistrados y ha señalado que ante hechos así «un Poder Judicial independiente, que actúe con estricta sujeción a la ley y que debe ser respetado por la sociedad entera, es imprescindible para el mantenimiento de nuestra democracia».

Tras manifestar su rechazo por esas pintadas, «y de una cierta agresión» a la propia vivienda del magistrado, en cuyo interior «se encontraba además un miembro de su familia», Lesmes ha querido trasladar el apoyo y el amparo del Consejo al magistrado.

 

Fotos

Vídeos