Alonso dice que el PNV ha asumido el «modelo social» de Bildu

Alfonso Alonso junto a Amaya Fernández, candidata del PP a diputada general de Bizkaia/
Alfonso Alonso junto a Amaya Fernández, candidata del PP a diputada general de Bizkaia

Le acusa de «apuñalar» los acuerdos con el PP

DAVID S. OLABARRI

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, considera que el PNV ha asumido el «modelo social» de Bildu y, al mismo tiempo, los jeltzales han «apuñalado y traicionado» los acuerdos que habían alcanzado con los populares vascos al comienzo de la legislatura. El líder de la formación conservadora ha hecho estas manifestaciones hoy en Bilbao, durante la presentación de Amaya Fernández como candidata del PP a diputada general de Bizkaia. Un acto en el que han participado los principales dirigentes del partido, como Iñaki Oyarzábal, Raquel González y Borja Sémper.

Alonso ha insistido en la cercanía de los modelos del PNV y la izquierda abertzale al referirse al proyecto de Ley de medidas presupuestarias urgentes planteado por el Gobierno vasco. El presidente del PP vasco ha insistido en que el Ejecutivo autonómico no logra sacar adelante los Presupuestos porque «cambió de socios» para convertirse en el «principal sostén» del Gobierno de Pedro Sánchez. Pero considera que logrará aprobar este proyecto con el apoyo de la coalición soberanista. Y, a su juicio, esta apuesta evidencia la distancia que separa ahora mismo a jeltzales y populares en lo que se refiere a las medidas económicas que se deben implementar. Alonso asegura que el borrador del PNV contempla que las partidas que más suban sean las destinadas a las ayudas sociales. Se ha referido en concreto a los perceptores de la RGI, que van a ver «más que nadie» como aumentan sus ingresos. El dirigente del PP afirma que mientras el Gobierno vasco «exprime» a las clases medidas se dedica a «crear una clientela» de personas que cobran ayudas sociales y que se encuentran «amarradas a un subsidio». Frente a estas ideas, Alonso apuesta, entre otras cosas, por apoyar a la escuela concertada y recuperar las ayudas a las familias y a la conciliación.

Alonso también ha insistido en que el proyecto del nuevo estatus «rompe la sociedad», la «foralidad» y la «autonomía» vasca. Básicamente porque está pensado «sólo para nacionalistas». Frente a estos planteamientos rupturistas, el exalcalde de Vitoria ha reivindicado el papel del PP como eje de la «foralidad» y del «concierto económico». «Nosotros somos España y foralidad. Defendemos las señas de identidad de lo vasco», que «están en nuestras instituciones», ha subrayado. En este punto, ha defendido a su formación como la «gran alternativa de centro derecha» y como el único partido que puede frenar la «agenda nacionalista» del PNV, que «se siente muy dominador en Bizkaia» porque lleva controlando varias décadas sus principales insitituciones.

Por su parte, Amaya Fernández ha presentado su candidatura como una opción «transversal» y «constitucionalista» con capacidad para «activar» el territorio frente al «conformismo» del PNV. La aspirante a diputada general de Bizkaia considera que los jeltzales han tejido durante los últimos 40 años una «red de influencias» que les ha permitido «vestir su propaganda con ropa de buena gestión». Pero estos mensajes autocomplacientes, ha dicho, chocan con la realidad de un territorio que tiene serios problemas y que ha convertido sus principales instituciones en un lugar «cerrado, opaco y reservado para las élites nacionalitas». En este sentido, ha recordado que hay 17 provincias de España con mejores tasas de paro que la vizcaína y ha hecho especial hincapié en el 14% de paro de Bilbao, el 18,7% de Sestao y el 15,5% de Santurtzi. Una «realidad» que, a su juicio, los jeltzales tratan de evitar poniendo el foco en eventos como los premios de la MTV o las finales de rugby. «Bizkaia no se arregla con eventos ni con fuegos artificiales», ha incidido.

A este respecto, Fernández ha abogado por una «profunda» reforma fiscal, una cambio «integral» de la RGI y dar un «giro de 180 grados» a la política que sigue la Diputación de Bizkaia con los menores extranjeros no acompañados. «No puede ser», ha dicho, que «se mantenga con el erario público» a algunos jóvenes mientras están «delinquiendo en las calles». También ha apostado por desarrollar las líneas 4 y 5 del metro a Galdakao y Rekalde «cuesten lo que cuesten».