El nacionalismo vasco muestra su cercanía con los presos del 'procés'

Aitor Esteban, Joseba Agirretxea e Mikel Legarda se hacen un selfie con Jordi Turull en el hemiciclo./ EFE
Aitor Esteban, Joseba Agirretxea e Mikel Legarda se hacen un selfie con Jordi Turull en el hemiciclo. / EFE

La entrada de los representantes independentistas ha sido recibida con aplausos de los suyos, pero también por parte de los diputados jeltzales y de la coalición soberanista

DAVID GUADILLA

En una jornada marcada por lo simbólico, por la importancia de los gestos, los diputados del PNV y de EH Bildu quisieron escenificar su sintonía con los representantes de ERC y JxCat, en especial con los cuatro dirigentes presos: Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull. Hubo sonrisas y abrazos que demostraron los gestos de complicidad entre las diferentes formaciones nacionalistas. Y no es poco, sobre todo en el caso del PNV, que durante meses ha mostrado en público su rechazo a algunas de las decisiones adoptadas por sus hasta hace poco socios catalanes. La última, el veto a Miquel Iceta como presidente del Senado.

Uno de los primeros en romper el fuego fue el representante jeltzale por Gipuzkoa Joseba Agirretxea. El momento elegido para los saludos fue el de las votaciones, cuando cada diputado tenía que levantarse para depositar su papeleta de forma nominal en la urna. Agirretxea bajó de forma expresa hasta donde se encontraba Jordi Turull para abrazarle. El dirigente de JxCat correspondió el gesto y subió hasta donde se encontraba Aitor Esteban. A partir de ahí arrancó una ronda de saludos. El portavoz jeltzale también habló con Sànchez, con Rull y con Junqueras. En algunos casos, las conversaciones se prolongaron por espacio de diez minutos.

El presidente de ERC se convirtió en uno de los invitados estrella. A su lado siempre se movían los diputados de EH Bildu. Sobre todo Jon Inarritu. Al exsenador se le vio muy activo. Lo mismo estaba con Junqueras que se acercaba a la bancada de JxCat. EH Bildu ha recalcado que su intención es conformar una unidad de acción con ERC. Todavía está por ver en qué fructifica ese deseo, aunque la posibilidad de que formen un grupo propio parece complicada. Lo que sí demostraron ayer al menos es que van en la misma dirección.

La pluralidad de Euskadi

Fue una sesión en la que los diputados vascos escenificaron la pluralidad de Euskadi. Quedó certificada al asumir sus cargos. La mayoría de los representantes de Bildu lo hicieron en euskera ante los abucheos de Vox, muchos del PNV «por imperativo legal», los del PSE se limitaron a «prometer» y los de Elkarrekin Podemos prometieron con fórmulas diversas. Juantxo López de Uralde lo hizo por «el planeta». Otros vascos que no fueron elegidos en Euskadi lo hicieron de forma rotunda. Santiago Abascal empleó el «sí, por España, lo juro» de Vox, mientras que Edurne Uriarte utilizó el «sí, juro» que lanzó la mayoría del grupo del PP.

Fue el final de una jornada en la que también se vieron otras cosas. Por ejemplo, cómo conversaban Esteban y Agirretxea con las ministras Magdalena Valerio e Isabel Celaá durante más de un cuarto de hora. Empieza la negociación.

Información relacionada