Accidentado viaje de los Reyes a Argentina

Felipe VI realiza su declaración oficial en presencia de la Reina y del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada/AFP
Felipe VI realiza su declaración oficial en presencia de la Reina y del presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su esposa, Juliana Awada / AFP

Su avión rozó el del presidente Macri en la pista y tuvieron que esperar una hora hasta que localizaron una escalerilla adecuadapara el desembarco

MARCELA VALENTEBUENOS AIRES

Tras un complicado aterrizaje y desembarco que incluyó un roce de aviones y la demora en conseguir una escalerilla adecuada que les permitiera descender de su aeronave, los Reyes iniciaron este lunes en Buenos Aires su primera visita de Estado a Argentina, donde participarán mañana en la apertura del VIII Congreso Internacional de la Lengua España en la ciudad de Córdoba. A su llegada, Felipe VI expresó su apoyo a la política económica del presidente Mauricio Macri, que atraviesa un momento crítico.

El inicio del viaje de los Monarcas al país latinoamericano no pudo ser más accidentado. El Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española en el que cruzaron el Atlántico tocó tierra sin problemas a las 21 horas del domingo (en Argentina) en el aeroparque Jorge Newbery de la capital. Pero minutos después, mientras rodaba por la pista durante las maniobras de posicionamiento en el sector militar de la terminal, tocó con una de sus alas el parabrisas del avión presidencial argentino, un Tango 04 que se encontraba parado. Fue un percance sin consecuencias graves, al parecer provocado por la baja intensidad de las señales luminosas, aunque fue necesaria la intervención de varios operarios para reparar parte de la carcasa de la aeronave oficial del Gobierno argentino y el avión español fue revisado por motivos de seguridad.

Luego también hubo problemas en el desembarco. Don Felipe y doña Letizia tuvieron que permanecer casi una hora en el interior del avión por la ausencia de una escalerilla adecuada. Se especuló incluso con la posibilidad de que el avión volviera a despegar y aterrizara en el aeropuerto internacional de Ezeiza, pero finalmente apareció la escalera idónea y los Reyes pudieron bajar de la aeronave. Portavoces del Gobierno rechazaron su responsabilidad en el incidente. Explicaron que la encargada de proveer la escalera era una empresa privada que brinda servicios en la terminal. Y que el hangar donde estaba la adecuada estaba cerrado. Pero horas después el jefe del ceremonial, Marcelo Suárez Silva, presentó la dimisión.

Casa Rosada

Los Reyes visitaron la Casa Rosada, donde fueron recibidos por Macri y su esposa, Juliana Awada. Luego Felipe y Macri participaron de un cónclave con otros funcionarios y diplomáticos de ambos gobiernos, entre ellos el canciller argentino Jorge Faurie y el de España, Josep Borrell Fontelles. Mientras tanto, la reina Letizia y Awada mantuvieron un aparte. Más tarde, los Monarcas se trasladaron a la residencia presidencial de Olivos, donde el presidente y su esposa les brindaron un almuerzo.

En la bienvenida Macri dijo que interpretaba la visita de los Reyes como «una muestra de afecto y apoyo al cambio que estamos haciendo los argentinos, con transformaciones profundas que requieren esfuerzo». Aludió así a los efectos de una profunda recesión que está provocando aumento del paro y la pobreza. «Son los mismos cambios que en su país hicieron hace muchos años y que evolucionaron hacia una mejor calidad de vida» para los españoles, añadió Macri.

Felipe VI declaró que España respalda a Argentina «como siempre lo ha hecho en momentos difíciles». «Somos muy conscientes de la situación por la que han atravesado y apoyamos todas los programas de reformas que están en marcha», resaltó. También destacó que en esta visita pretende impulsar la relación estratégica que España tiene con Argentina y la que vincula a la Unión Europea con el Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay-.