3.000 grafitis "empapelan" los trenes de Cataluña

A plena luz del día accionaron la alarma y frenaron el tren bruscamente para, lo más rápido posible, dejar la huella de sus grafitis en los vagones. Pero lo que hicieron, sobre todo, fue robar el valioso tiempo a los viajeros de esta línea que pasaba por la estación de Montcada, en la provincia de Barcelona. Hubo retrasos de casi una hora que llenaron de indignación unos andenes repletos, también, de pintadas. El coste de este incivismo es un desorbitado dineral en los trenes de Cataluña en los primeros seis meses de este año: 6,4 millones de euros, según el portavoz de Renfe en Cataluña, Antonio Carmona. Como el del viernes, Renfe ha denunciado en este periodo 3.000 grafitis, imposibles de borrar al ritmo que crecen, mientras los viajeros siguen esperando soluciones.