Columbretes, islas con visitas restringidas

Illa Grossa, la mayor de las Columbretes y la única visitable, tiene forma de media luna./
Illa Grossa, la mayor de las Columbretes y la única visitable, tiene forma de media luna.

La Reserva Natural castellonense consta de cuatro conjuntos de islas de origen volcánico de las cuales solo puede visitarse una: la Illa Grossa

R. RIVERA

Misteriosos, sorprendentes, fascinantes, cautivadores… Así son los cuatro conjuntos de islas volcánicas que constituyen la Reserva Natural de las islas Columbretes. Desde el Grao, en Castellón de la Plana, salen las golondrinas y los catamaranes que navegan por sus alrededores, amarran para visitar la Illa Grossa –única habitada– y permiten darse un chapuzón para practicar esnórquel (buceo de superficie). Aunque también hay excursiones para hacer submarinismo y admirar su espectacular fondo marino, declarado Reserva Marina. Su nombre deviene de la expresión Colubraria, con la que los primeros navegantes, griegos y latinos, la identificaron en sus cartas de navegación por la abundancia de serpientes. Para eliminarlas, incendiaron la isla. Hasta principios del siglo XIX sus únicos visitantes eran pescadores, contrabandistas o piratas, pero la construcción de un faro, inaugurado en 1860 dio inicio a su colonización.

Islas Columbretes (Castellón)

Webs
www.castellonturismo.com y www.parquesnaturales.gva.es.

Este archipiélago, que en 2018 cumplió tres décadas desde su reconocimiento como Reserva Natural por la Generalitat valenciana, está integrado por cuatro conjuntos de islas de origen volcánico, cada uno de los cuales toma el nombre de la mayor: Illa Grossa, la Ferrara, la Foradada y el Carallot. En forma de media luna que recuerda a la griega Santorini, aunque menos extensa, Illa Grossa está integrada por diversos cráteres encadenados. A su pequeño puerto, Tofiño, llegan las embarcaciones del Grao para que los visitantes puedan acceder por su escalinata y realizan el único camino interpretativo de la isla hasta la cumbre de 67 metros donde está el faro.

Los grandes atractivos de estas islas son de carácter natural: su fauna y su vegetación. Diversas aves marinas –como la gaviota de Audouin, la pardela cenicienta, el halcón de Eleonor o el cormorán moñudo– encuentran en ellas acomodo para sus nidos, mientras las lagartijas corretean por la tierra. Todas estas especies están catalogadas en diferente grado de protección –desde en peligro de extinción hasta vulnerables o especies endémicas–, de ahí la importancia de su protección.

Un mundo bajo el agua

Al margen de la Illa Grossa, sobre la superficie del mar destaca otra de las islas, el Carallot, que con sus 32 metros de altura es fiel testimonio geológico de los restos de la chimenea central de un milenario volcán. Pero el otro gran atractivo de las Columbretes –cuyo parte emergente ocupa 19 hectáreas– es la fascinante Reserva Marina de 5.543 hectáreas que rodea todo el archipiélago. Un mundo subacuático que se puede admirar parcialmente practicando esnórquel, aunque para conocer mejor sus profundidades lo ideal es el submarinismo, para lo que es precisa la autorización del Ministerio competente en Medio Ambiente y Pesca.

Uno de los espectaculares peñones del archipiélago.
Uno de los espectaculares peñones del archipiélago.

Al tratarse de una Reserva Natural, máxima figura de conservación, las Columbretes tienen un cupo restringido de 78 visitantes diarios, que deben hacer la visita guiada en grupos de máximo 20 personas. Los horarios de visita a la Illa Grossa son: a las 10.30, 12.00, 13.30, 17.00 y 18.30 horas. El período de 12.00 a 15.00 horas está reservado para golondrinas. Estas visitas se contratan en las empresas privadas organizadoras, que son las que disponen de los cupos asignados: 40 para golondrinas, 20 para charters y 18 para particulares.

El Centro de Información de la Reserva Natural de las Islas, ubicado en el Planetario del Grao, ofrece más detalles sobre estas visitas además de una exposición sobre las islas y el mundo de la pesca, y diversas campañas educativas relacionadas con las islas. También hay un servicio de audioguía, con la locución de un pescador, una sala de proyecciones donde se ofrecen vídeos y audiovisuales que suponen un excelente preámbulo antes de hacerse a la mar en pos de las Columbretes.