Los techos de los montes de Áyago

Rutas de montaña: La Picota (1.163 m.)

Rutas de montaña: La Picota (1.163 m.)

Las Palomeras y La Picota son las principales cimas de la divisoria entre los valles del Tirón y el Oja, en los límites entre Burgos y La Rioja

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

Los Montes de Áyago forman la última línea de la Demanda cuando pierde altura hacia Santo Domingo de la Calzada. Separan el valle del río Tirón en Burgos con el del río Oja, en La Rioja. El techo de esta sierra arbolada y de relieves suaves es Las Palomeras, próxima a Ezcaray.

Comienza la marcha en la plaza de Nuza, en Ojacastro, con aparcamiento y una fuente. También están allí la antigua iglesia de La Antigua y una casa rural. Seguimos la pista llamada Paseo de Arrupia, que lleva a las aldeas de Amunartia, Zabárrula y Masoga, deshabitada desde 1971 la primera y desaparecidas las dos restantes.

HITOS

La Picota:
1.163 m. UTM: 30T X.494058 Y4688201
Palomeras:
1.348 m. UTM: 30T X.493954 Y.4687994
Cómo llegar:
Santo Domingo de la Calzada. LR-411 Ojacastro.
Cartografía:
MTN 240-I (Valgañón) y 240-II (Ezcaray), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
6h.40' (2h.10' La Picota; 4h.20' Las Palome- ras).
Distancia:
27,2 km.
Desnivel positivo:
670 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
5

El Paseo es un buen camino que remonta el curso del arroyo La Corrubia (izd.) entre chopos, arces, fresnos, cerezos, avellanos y robles. Pasa junto a la antigua tejera (0h.20'), oculta por la vegetación, y continúa hasta un cruce (1h.05'). El ramal de la derecha sube fuerte entre robles. El otro continúa pegado al arroyo. Ambos nos valen. Continuamos por el izquierdo, que pronto da un giro brusco y se encarama por la ladera. Cambian la orientación y la vegetación. Ahora caminamos entre los robles, encinas, árgomas y jaras que cubren el terreno.

Pronto cruza con otra pista que también sube de Ojacastro. Por ella, entre robles adehesados y prados, alcanzamos la loma de Áyago (1h.35'). Continuamos en la vertiente riojana más despejada, mientras la burgalesa está cerrada de pinos. El camino se conocía antiguamente como 'de Zalaya a Santurdejo'.

Monte Hermoso o La Picota queda a la derecha (NO). Con ligeras subidas, la pista sigue la loma. Los bancales que modelan las tierras de labor recuerdan que hace 50 años donde ahora hay prados y vacas sembraban trigo y cebada. Y que había aldeas: Utarna, Articucilla… relegadas al recuerdo.

La cima de La Picota está coronada por un gran vértice en lo alto de un prado (2h.10'). Ofrece vistas sobre el San Lorenzo y tiene una placa de los Amigos de Ezcaray (2012) en memoria de Juan Llopis, ochomilista riojano tristemente fallecido en 2006, después de contraer un virus en su intento de ascensión al Gasherbrum.

Vuelta a la pista para retornar al cruce. Encrucijada (2h.55'). Vamos de frente ahora con el pinar a la derecha. El camino remonta suave y, siempre entre prados, alcanza un nuevo cruce (3h.10'). El ramal de la derecha desciende a Quintanar de Rioja. Seguimos de frente. Una curva cerrada nos enfrenta al Torocuervo y en los prados pastan grandes rebaños de ovejas.

Nuevo cruce. Continuamos de frente. Al rato tuerce a la derecha y encara un amplio cortafuegos entre pinos con la cumbre de Las Palomeras al final (4h.20'). Despejada y sin vistas y con un enorme vértice de cinco metros de alto en el centro. Los kilómetros pesan; nos tomamos un descanso.

Vuelta a la pista hasta la curva cerrada (5h.05'). Cruzamos la portilla para bajar por el prado entre vacas que nos ignoran. Collado con un abrevadero. Continuamos de frente por terreno despejado por una cima menor llamada Itecha (5h.25') para descender luego por el sendero que surca la loma (izd). Cuando termina (5h.35'), perderemos altura (dch.) hacia el barranco de arroyo Masoga.

Nos ayuda la trocha de vacas que salta de bancal en bancal entre espinos albares y rosales. Llega hasta abajo, a la umbría por la que corre un arroyo entre avellanos y mimbreras (6h.15'). Al otro lado, una pista embarrada (izd.) pierde metros hasta cruzar con el río Masoga (6h.25'). Atención a este punto. No hay puente y si baja crecido hay elegir entre descalzarse o pasar con las botas puestas. La pista nos lleva de vuelta a Ojacastro sin más incidencias (6h.40').

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos