Trincheras sobre el puerto de Tarna

Rutas de montaña: Pico Abedular (1.816 m.)

Rutas de montaña: Pico Abedular (1.816 m.)

El Abedular o Felispardi, Cotalbo y La Forcada son las alturas más destacadas de la sierra fronteriza de Llobiles, entre Asturias y León

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

El monte Remelende y el Pico Abedular se elevan a un lado y otro del puerto de Tarna, en el límite entre Asturias y León. Son dos de los techos de Redes, las atalayas de este Parque Natural asturiano que abarca montañas, bosques y valles siempre verdes. El Remelende queda a la derecha de la carretera que sube de Pola de Laviana. A la izquierda, sobre el antiguo parador y la red de túneles y parapetos de la Guerra civil, está el Abedular. En la vertiente asturiana recibe el curioso nombre de Felispardi.

Amplia zona de aparcamiento en el mismo puerto. Caminamos por el arcén de la carretera a Riaño durante un corto trecho (0h.05'). A la izquierda sale una buena pista que se mete en el monte. Suele estar cruzado un cable de pastor eléctrico, por lo que atención. Subimos entre jaras y monte bajo. También hay mucha árgoma, matorral que ha borrado los senderos.

HITOS

Pico Abedular:
1.816 m. UTM: 30T X.310525 Y.4773277
Cómo llegar:
A-64, Oviedo salida Olloniego. En Langreo. AS-117 a Redes y puerto de Tarna.
Cartografía:
Pueblo de Lillo (14-6) (79) 1:50.000.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
3h.35' (El Abidular 1h.10').
Distancia:
6,4 km.
Desnivel positivo:
445 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
3
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
3

Collado despejado y herboso (0h.15'). La pista continua hacia el valle de Río Hornos y Maraña. Una senda se intuye entre el brezal (izd). En las viejas guías de montaña figura como camino despejado. Ahora es un hilo que se esconde entre escobas, brezos y árgomas. Sube casi en línea recta hasta el hombro de El Forco (0h.30'), límite entre León y Asturias delimitado por una alambrada que impide el trasiego del ganado.

Una senda de vacas sube pegada al alambre hasta un primer collado. Encima, el Abedular nos muestra su ladera más pendiente. Entre nuestro objetivo y el pico Cotalbo, a la derecha, hay un amplio collado. Un sendero señalado con hitos serpentea entre la maraña y sin mucho esfuerzo nos deja en el collado de Cotalbo (1h.00'), herboso y amplio.

Al Abedular (izd.) se sube por otro sendero que trepa por el brezo ralo hasta la achatada cima. Una cruz de hierro clavada junto a las trincheras de la guerra civil señala el punto más alto (1h.10'). Son el mudo recuerdo de la tremenda batalla que en 1937 enfrentó la II Brigada navarra del coronel Muñoz Grandes con los batallones republicanos de Sánchez Noriega, acantonados en Tarna. Al final, el apoyo de la aviación italiana decantó la lucha del lado nacional. La vista abarca el Parque de Redes, Picos de Europa, montes de Riaño, los Ubiñas, el puerto de San Isidro y muchos más.

Nuestro siguiente objetivo es el Cotalbo (1.767 m). Perdemos metros hasta el collado y por una trocha de ganado coronamos la segunda altura de la jornada (1h.30'). Estrecha, indicada por dos postes de hierro. Hasta allí suben las cabras y las vacas a orearse. También es un oteadero de caza. Con suerte podemos sorprender a un oso –cuentan los pastores– que deambula por los altos y tiene su cubil en la zona de Tarna.

Volvemos de nuevo al collado (1h.40') para ascender a La Forcada (1.755 m), cima detrás del Abidular, sobre la carretera de Redes. Una senda bien pisada cruza a media ladera hasta el collado del Llagu (2h.00'). Más abajo, en la hondonada donde pasta el ganado hay una fuente en el borde de una amplia y traicionera turbera.

Ladera arriba alcanzamos la cima de La Forcada (2h.15') señalada por un hito de piedras. Vistas reducidas sobre el valle de Tarna, la carretera que sube al puerto, Remelende y otras cimas que vierten sus aguas en la Cascada del Taballón. Y más.

Un sendero pendiente desciende entre las escobas hacia la carretera, 400 metros más abajo. Más prudente, siempre por sendero, es repetir la ruta de subida, por el collado de Cotalbo, el Forco y la pista de Río Hornos. No es un monte que se preste a improvisar. Y por orientación Sur, salvo en las umbrías, la nieve ralea.

De vuelta al puerto (3h.35'), podemos comer o merendar en Casa Amalia, el antiguo parador, refugio de montañeros y esquiadores. Es famosa por su fabada, que elaboran con los 3.000 kilos de fabes de Argüero que compran cada temporada (teléfono: 985 613796). Al otro lado de la carretera está (hubo un letrero) Fuente Nalona, una turbera donde nace el Nalón, el río salmonero que cruza Redes.

 

Fotos

Vídeos