Los techos de la Sierra Segundera

Rutas de montaña: Alto Cabril (1.853 m.)

Rutas de montaña: Alto Cabril (1.853 m.)

Alto Cabril y La Laguna son las cimas destacadas de este cordal en el límite entre Zamora y Galicia

Iñigo Muñoyerro
IÑIGO MUÑOYERRO

Sobre el portillo del Padornelo, en el límite entre Zamora y Orense, la autovía cruza entre dos cordilleras. Son las sierras de Gamoneda, fronteriza con Portugal y la Sierra Segundera, al NO de Sanabria en la que sobresalen los altos del Cabril (1.853 m); La Laguna (1.863 m) y Valdecasares (1.844 m). Son cimas destacadas con excelentes vistas que, a falta de los viejos caminos ya desaparecidos, tienen una cómoda aproximación por la pista al parque eólico que ocupa sus alturas.

Tras abandonar la A-62 según se viene de Sanabria entramos en la vieja Nacional 525 a Galicia. Antes de llegar a Padornelo pueblo giramos (dch.) para seguir una pista que se interna entre retamas y escobas. Son 300 metros de asfalto infame que terminan en una explanada. Allí comienza la pista bien asfaltada (sin señalizar) que sube hasta los molinos. Cuatro kilómetros sin más tráfico que los todoterreno de los técnicos del parque y los ganaderos. Es posible que nos crucemos con caballos y vacas. Aparcamiento en la entrada del Parque. Allí empieza el antiguo camino ganadero por el que volveremos.

HITOS

Alto Cabril:
1.853 m. UTM: 30T X.681333 Y.4661045 Puntuable para los Cien Montes.
La Laguna:
1.863 m. UTM: 30T X.6729526 Y.4661531
Cómo llegar:
Puebla de Sanabria. A-52 a Portilla de Padornelo, Pista asfaltada de subida al parque eólico.
Cartografía:
Sanabria (10-12) (267) IGN 1:50.000.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
6h.10' (2h.10' Cabril; 3h.15' Laguna).
Distancia:
20,3 km.
Desnivel positivo:
410 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
3
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
3

Caminamos por la carretera de los molinos. Son enormes y ocupan un amplio trecho de la Sierra Segundera. Vamos entre aerogeneradores en dirección NE. Subidas y bajadas por la pista de grava que ha alterado el paisaje postglaciar de los páramos. Silba el viento y vuelan las aves. El sonido de las aspas es ensordecedor mientras llegamos al último molino (1h.00').

Alli comienza la pista (dch.) ancha, de arena granítica señalizada con las marcas del GR-34 (postes). Caminamos por ella entre prados, brezales, turberas y alguna laguna ya seca debido a lo avanzado de la estación. Abedules y cornejos se ocultan en las regueras.

A medida que avanzamos, las redondeadas siluetas de los Altos de La Laguna y El Cabril se recortan en el horizonte (dch.). Estamos sobre la loma (1h.35'). En un paraje conocido como Puerto de la Escoba, abandonamos la pista para seguir un sendero bien pisado (dch.) que surca el brezal. Un solitario poste del GR indica la buena dirección.

Una loma abombada nos cierra el paso. El camino lleva hasta lo que parece el punto más elevado (2h.05'), coronado por un montón de lajas. Alrededor pasta el ganado. También hay muchas moscas. La cima del Cabril está unos metros más abajo (2h.10') indicada por un vértice en mal estado y el correspondiente hito. No hay buzón. En los días despejados se avistan el embalse de Puente Porto, a nuestros pies, y los montes de Galicia, con Peña Trevinca como referencia. También hacia el embalse, pero a 1,6 kilómetros de distancia se encuentra el refugio del Marmolín (1.806 m.) abierto, limpio y con una fuente en su proximidad.

El Alto Cabril no es la cima más alta de la loma. Hacia ella nos encaminamos por cualquiera de las sendas de ganado que suben por el brezal. Atrás queda la primera cima. Pronto llegamos a la que parece la más elevada y lo es (2h.35'). Está coronada por un gran hito de piedra y un mojón divisorio. Buenas vistas sobre el páramo. Hasta arriba llegan los pinos enanos de una repoblación fallida de los años setenta del siglo pasado.

Por los altos, sin perder metros, nos dirigimos (O) hacia el Alto de la Laguna, techo de la excursión. Bien por senda bien por el brezal que ralea y presenta huellas de incendio, alcanzamos la cima (3h.15'). Sopla el aire y el sol pega de plano en un paseo sin sombras ni fuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos