Peñáguila y Peñacoba

Rutas de montaña: Peñáguila (1.379 m.)

Rutas de montaña: Peñáguila (1.379 m.)

Montes de transición entre la sierra de la Demanda, Valle Soriano y los montes de Huerta del Rey

BORJA MUÑOYERRO

El recorrido parte de Mamolar, localidad al Sur de las peñas burgalesas de la Cervera, sierra que le aísla del bullicio de su vecina Santo Domingo de Silos. Su buena conservación nos permite contemplar ejemplos de arquitectura popular de la zona que hacen de este pueblo un conjunto urbano agradable con rincones atractivos y vistosos. En la actualidad cuenta con apenas 65 habitantes de los 300 que llegó a tener a principios del siglo XX.

Rodeada por extensos pinares, dominando la variedad silvestre, Mamolar está en lo que podemos considerar como zona de transición entre la sierra de la Demanda, el Valle Soriano y los montes de la comarca de Huerta del Rey. Antaño vivía de la madera, 'las suertes', actividad ya desaparecida. Hoy en día sobrevive gracias a su riqueza micológica combinada con la caza y el regreso de los veraneantes durante el estío.

Comenzamos la ruta en las afueras, en la ermita de Santiago. La coqueta construcción cuenta con algunos árboles que ofrecen sombra agradable y una fuente de agua fresca que mana todo el año. Dirigimos los pasos hacia la parte trasera de la construcción (N). Cruzamos primero una verja y luego una pista de grava. Por ella regresaremos. Al otro lado nace una senda marcada con un hito que va ganando altura con suavidad (NE). Nos escoltan campos abandonados, encinas sueltas y panales con los que hay que tener cuidado. Enfrente se ve un collado engañoso que no es tal y nos puede infundir a error. Son los acantilados de Peña Bragada.

HITOS

Peñáguila:
1.379 m. UTM: 30T X.469411 Y.4642916 Puntuable para los Cien Montes.
Peñacoba:
1.349 m. UTM: 30T X.467797 Y.4643737
Cómo llegar:
AP 68 a Burgos; A-a Madrid, N 234 a Soria hasta la BU-V-9215, dirección Pinilla de los Barruecos.
Cartografía:
MTN Huerta del Rey (20-13) (315), 1:50.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
4h.00' (0h.50' al Águil y 2h.00' al Peñacoba).
Distancia:
12,5 km.
Desnivel positivo:
445 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
2
Dificultad del terreno:
2
Esfuerzo necesario:
2

La trocha nos conduce sin esfuerzo más hacia la derecha (E). Una vez en el alto (0h.25') giramos 180º (O). Pasamos por encima de Peña Bragada, sin marcas, y proseguimos hacia la primera cima del día, Peñáguila o Águila (0h.50'), punta pelada de piedra caliza quebrada y marcada con un vértice geodésico. Santo Domingo de Silos nos acompaña con el sonido de sus campanas.

Vamos al noroeste en busca del Peñacoba. La primera opción es seguir el cordal pero entre ambas cimas está el collado de La Hoya, único accidente geográfico que interrumpe la regularidad de la sierra con sus cortados. Dirigirnos a él directamente es desaconsejable. Aunque tiene algunos tajos que permiten franquearlo, en caso de mal tiempo o niebla puede tornarse peligroso.

Descendemos lo justo, unos 70 metros, hasta situarnos a su altura y poder salvar el obstáculo. Enfilamos de nuevo al oeste. Buscamos sendas de fortuna entre pinos y brezos, Lo mejor es ascender y ganar la punta occidental de La Hoya (1h 10'). Cresteamos sin obstáculos hasta el Peñacoba, también conocido como Hondo Domingo. Un ligero repecho finaliza en un rellano protegido por una laja de piedra caliza vertical (2h.00'). Gran cruz de madera y buzón de correos para dejar las tarjetas montañeras.

El regreso lo haremos por la garganta de la Serna, que observamos debajo de nosotros. Descendemos (N) hasta unos llanos (2h 15') y luego a la izquierda (NO). La senda se convierte en una pista de pendiente pronunciada que nos deposita en lo hondo del tajo (2h 35'), por donde discurre el arroyo Peñacoba, afluente del río Mataviejas.

Hacia el norte, el desfiladero nos llevaría hasta Santo Domingo de Silos. Nosotros vamos al sur, hacia la localidad de Peñacoba pero sin llegar a ella. Cruzamos la angostura y salimos a terreno despejado. A la altura de un poste de luz y una tenada ruinosa, abandonamos el camino (izq.) recortando (SE) por debajo de los acantilados. Seguimos las lindes de campos de cereal y choperas hasta salir a una carretera solitaria indicada en los mapas como pista. La seguimos durante 3,5 kilómetros hasta un desvío a la derecha (3h 45') justo antes del área recreativa de Mamolar, llamada Martín Tajada. El camino de grava conduce de vuelta a la ermita de Santiago (4h.00').