Tras el perro-guía de Jokano

Rutas de montaña: Montemayor (1.104 m.)

Rutas de montaña: Montemayor (1.104 m.)

Bonita travesía por la sierra de Arkamu desde el valle de Koartango con ascensión al Montemayor y el Cotorrillo

Fernando J. Pérez
FERNANDO J. PÉREZ

La sierra de Arkamu se sitúa en el extremo suroccidental de Álava y separa los valles de Kuartango (N) y Lakozmonte (S). Es extiende hacia el oeste desde el desfiladero de la Tetxa (Subijana) formando un arco que se funde con Monte Santiago, sobre Delika. Su fisonomía es inconfundible Hacia Koartango su perfil es abrupto, con farallones aparentemente inexpugnables que solo estratégicos portillos permiten sortear. Hacia el mediodía, por contra, es una ladera cubierta de encinas que desciende regular hasta los pueblos de Lakozmonte.

Hoy elegimos Koartango para acceder al sector oriental del macizo, donde el Montemayor marca su punto culminante. Como punto de partido elegimos Jokano, una decena de caseríos que se arremolinan en torno a la iglesia de San Martín. Un pequeño aparcamiento junto a la fuente del pueblo permite dejar el coche. Un par de perros reciben a los montañeros. Mariposean amistosos en torno a ellos mientras se ajustan las botas, se ponen la mochila y llenan la cantimplora. Cumplido el protocolo, la caminata comienza en dirección al cementerio, dando la cara a la sierra (SO). Cruzamos un portón y seguimos con los farallones de frente por una amplia pista que gana altura suavemente, pasa junto a un depósito de aguas y se adentra en un pinar silvestre.

HITOS

Montemayor:
1.104 m. UTM: 30T X.503938Y.4745873 Puntuable para los Cien Montes.
Cotorrillo:
1.083 m. UTM: 30T X.505345 Y.4745213
Cómo llegar:
AP-68 hasta la salida de Subijana. A-3314 a Zuhatzu Kuartango y A-3316 a Jokano.
Cartografía:
MTN 111-IV (Zuatzu-Kuartango), 1:25.000, del IGN.

INFORMACIÓN MIDE

Horario:
3h.15' (1h.15' al Montemayor y 1h.45' al Co- torrillo).
Distancia:
12,8 km.
Desnivel positivo:
692 m.
Severidad del medio:
2
Dificultad orientación:
3
Dificultad del terreno:
3
Esfuerzo necesario:
3

Aguanta con nosotros uno de los canes que nos ha recibido, un bonito y vivaz border collie. No es la primera vez que pasa. En cuanto se alejan más de lo conveniente de su casa vuelven a a ella. Pero esta vez es distinto. El perro no solo nos acompaña sino que marca el camino a la perfección. Se detiene tras cada cruce y espera hasta comprobar que le seguimos.

Más arriba (0h.15'), en una bifurcación, nos invita a seguir el vial con marcas rojas. El gps nos indica a la izquierda y le hacemos caso. Nuestro acompañante, al que ya hemos adoptado y llamamos 'bizkor' en honor a un viejo y noble perro de la familia, rectifica y vuelve a dirigir la marcha. Más adelante comprobamos que el vial señalado desemboca en el mismo sitio.

Cuando el camino deja de subir, 'Bizkor' y unos hitos (izd.) nos invitan a tomar un sendero que remonta por un bonito hayedo hasta el portillo de Onzejo (0h.50'). Un poste del GR-282 (Senda del Pastoreo) y, de nuevo, 'Bizkor' señalan el camino. Aunque nuestro objetivo son la antenas que vemos a la derecha, conviene dar el rodeo del GR y no caer en la tentación de atajar por el lapiaz poblado de trampas y espino. Desembocamos en la pista de las antenas, que superamos camino del Montemayor. En su vertical, unas pintadas, excesivas a todas luces, marcan la ascensión final al vértice y buzón cimeros 1h.15'. El Marinda (N), Sierra Badaia (E) y Montes Obarenes (S) delimitan el horizonte.

Iniciamos la travesía por la sierra hacia el portillo de los Picotes, que se situá en el extremo oriental de la sierra, bajo el Santa Cruz y por donde volveremos al valle. Antes pasaremos por el Cotorrillo, 'Centenario' en el Concurso de 1050. El tramo exige cierta navegación ya que el sendero se difumina y hay que buscar los pasos más cómodos entre la roca que aflora. Nosotros tenemos a 'Bizkor'.

Siempre en dirección este, rodeamos el Aizkorri, bajamos a la pista de las antenas y, en la primera curva, la dejamos para ascender la loma pedrogosa que se eleva ante nosotros (izd.). Es el Cotorrillo. Un gran hito señala la cima (1h.45'), aunque el buzón y el vértice están 300 metros más allá. Ahora hacia el sureste, superamos un murete y lomeamos hasta divisar el pozo Edia. Allí cogemos un caminocarretil que nos lleva hasta el portillo de los Picotes (2h.10') tras rodear por la izquierda el pico Santa Cruz.

Una senda sinuosa y pedregosa nos hace perder altura con rápidez antes de desembocar en un camino por el que llegamos a Uribarri Kuartango. Bajamos 200 metros por la carretera hasta el primer desvío (izd.), una pista parcelaria por la que retornamos a Jokano. Ya en el pueblo (3h.15), para cuando nos queremos dar cuenta, 'Bizkor' ha desaparecido.