Sierra Segura, un remanso de paz en Jaén

El bosque mediterráneo desciende por las laderas que rodean el embalse jienense de El Tranco./Iván Jesús Cruz Civieta
El bosque mediterráneo desciende por las laderas que rodean el embalse jienense de El Tranco. / Iván Jesús Cruz Civieta

El espacio protegido más grande de España ofrece innumerables posibilidades de turismo activo, paisajes, cultura y deporte en El Tranco

IRATXE LÓPEZ

El trino de los pájaros se escucha claramente, así de silencioso es este barco solar. También el chapoteo de los cormoranes nadando con despreocupación. O el graznido de las gaviotas en su eterna búsqueda de alimento. Las aguas quebradas por este catamarán, al que solo empuja el astro rey, pertenecen al embalse de Tranco, el más grande de Jaén. Sobre su piel húmeda de color turquesa navega tranquila la nao, despacito, sin perder detalle. Serena entre olivos. Sus paneles solares devoran la energía suministrada por la luz. Los usuarios quieren observar los bosques de la Sierra del Segura, que nacen casi en la linde del agua y parecen extenderse desde allí hacia el infinito.

Sierra de Segura (Jaén)

Cómo llega
El parque natural se encuentra a 50 kilómetros de Úbeda.
Web
www.sierradesegura.com.
Centro de Ocio El Tranco
tranco.es.

A base de calor, acercan al visitante hasta el lugar donde río Guadalquivir y valle de Hornos se dan la mano. Avanzando sin prisa pero sin pausa, con tal de divisar el pueblo de Hornos de Segura encaramando a la peña, aprovechando cada milímetro de roca. De vislumbrar Segura de la Sierra, municipio que vigila el mundo desde 1.240 metros de altitud. Y distinguir el esqueleto fantasmagórico de una antigua villa señorial, ahogada normalmente bajo las aguas. En este impresionante lugar donde la naturaleza deja bien claro a los humanos quién manda.

Recomendaciones

El Tranco, el restaurante del Centro de Ocio y Turismo Activo (953002276), ofrece comida típica evolucionada de la Sierra de Segura. Sonia Muñoz ha sabido combinar los platos más tradicionales con otros un tanto sofisticados, como las papas a lo pobre, la paletilla de cordero segureño o la trucha de la sierra a la brasa con tocino ibérico. Al norte del pantano y con buenas vistas, en el restaurante familiar Las Celadillas (A-317A, 10. Hornos. 953337733) hay que probar las croquetas, el cordero segureño y sus postres caseros, además de sus premiadas tapas.

Rutas navegables

La Sierra de Cazorla, Segura y las Villas ostenta la distinción de espacio natural protegido más grande de toda España. Cercada por bosques de pino carrasco, contiene una rica fauna por descubrir. Más de 1.300 especies catalogadas engordan su censo. Algunas, endémicas, se dejan ver por las inmediaciones del pantano. Igual que lo hacen formaciones geológicas como el Pico Banderillas o el Yelmo, que engalanan aún más un paisaje contemplado a fondo gracias a dos rutas navegables.

La aldea de Hornos de Segura
La aldea de Hornos de Segura

La de Hornos, de una hora, lleva hacia el norte del embalse. En ella se aprecia con rubor de novato el bello pueblo de Hornos, su precioso castillo y el imponente Yelmo, de 1.809 metros. Al final del recorrido el visitante accede a las proximidades de la cascada del Chorreón. Perenne en este rincón del mundo repleto de senderos por los que caminar si apetece. Después de contemplar desde el barco la zona del antiguo camping de Montillana, perfecta para el avistamiento de aves (¡ahí van el cormorán grande y la gaviota argéntea! ¡La garza real y la focha común!).

Otra hora dura la segunda ruta, de Bujariaza. Cruza el agua en dirección al sur, donde se divisan, a la derecha, la Sierra de las Villas; en el centro, la imponente cordillera del pico Banderillas, uno de los puntos más altos del Parque Natural con casi 2.000 metros. Esta suave travesía acerca a la cortijada del Cerezuelo, desde donde el horizonte regala otra espectacular visión: la isla de Cabeza de la Viña, poblada por densos pinares, resulta inaccesible cuando el nivel del agua está alto. Las sensaciones se disparan aún más al surcar el antiguo curso del Guadalquivir.

Descenso por los rápidos
Descenso por los rápidos

Fauna abundante

Dicen que el clima cálido y las precipitaciones irregulares del sur peninsular ayudan a redondear la perfección de este viaje. Muchos animales disfrutan el buen tiempo y no es casualidad que tantas especies hayan habitado la zona desde tiempos inmemoriales. Su fauna ibérica es única. Grandes grupos de cérvidos pasean por los bosques, también muflones de curva cornamenta. El recién llegado debe mantenerse atento. Ha de encontrar una pareja de águila pescadora que habita el embalse y sobrevuela el territorio acompañada por quebrantahuesos, presentes de nuevo tras desaparecer en los años 80 del pasado siglo.Conviene asimilar la importancia de estas bestias, por eso el Centro de Ocio y Turismo Activo El Tranco ofrece varias visitas. Para conocer aspectos referentes al ciervo, el gamo o la cabra montesa, que podrás buscar en una excursión de dos días. O intimar, guiado por expertos, con el águila, el lince ibérico y el quebrantahuesos en el entorno de las Sierra de Cazorla, Segura y las Villas, la Sierra de Andújar o Despeñaperros. Un abanico de aventuras singulares para dar aire al verano.

Actividades

Kayak
Los esquimales de Groenlandia y Canadá empleaban esta singular embarcación para pescar. Diversión y emociones fuertes están garantizadas cuando montas en una de ellas. (12 €).
Tirolina
Hora de subir los niveles de adrenalina lanzándote desde una altura de 140 metros. La experiencia dura poco pero es intensa. (4 €).
Tiro con arco
Disfruta de este maravilloso entorno de una manera original, comprobando tus niveles de precisión y la buena puntería. (7 €, 30 minutos).
Open Kayak
Las traviesas aguas del Guadalquivir esperan. El descenso se hace en kayaks abiertos individuales de polietileno, insumergibles y autovaciables. Recorrerás nueve kilómetros de Alto Guadalquivir, entre los puentes de Agustines y el de Ortega. (40 €. 4 h.).
Paddle surf
Una antigua forma de deslizamiento en la que se usa un solo remo para desplazarse por el agua. Lo harás en el pantano, de pie, encima de una tabla de surf. (12 €).
Hidropedal y barcas
Con el hidropedal pedaleas y aprovechas su tobogán para darte un chapuzón. La barca a remo permite cruzar el embalse según tus preferencias y la fuerza de tus brazos. El viento ayuda en el bote a vela. (14/12 €).
Barranquismo
El descenso de cañones aprovecha las aguas del Guadalquivir, a unos 14 kilómetros de su nacimiento, por un recorrido repleto de cascadas y pozas de agua cristalina.(35 €, guiado).
Rafting
Desciende el río en rafts, embarcaciones neumáticas dirigidas por guías que dan instrucciones al grupo mientras rema. Perfecto para quienes desean adentrarse en aguas bravas en compañía, desde el puente de Agustines al de Ortega. (35 euros, guiado).
Vía ferrata
En el Pico La Mocha, junto a La Iruela, se ha habilitado un recorrido escalonado que alterna tramos verticales con repisas, una travesía horizontal y un puente tibetano. Fusiona senderismo de montaña y escalada para quienes no teman la altura. Son unos 560 metros, pero existe una alternativa más sencilla (150 metros) para los niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos