Olores reunidos

Las tres redomas albergan aceites de diferentes tipos de aceituna (picual, manzanillo y hojiblanca)./
Las tres redomas albergan aceites de diferentes tipos de aceituna (picual, manzanillo y hojiblanca).

Un museo singular, ubicado muy cerca de Aranda de Duero, ayuda a entender el funcionamiento de uno de los sentidos que la vida urbana más ha atrofiado

IRATXE LÓPEZ

A veces pesa y otras explota, dando sentido a todo. Aguarda para quienes saben exprimirla, los decididos a combatir el tiempo que tenaz juega en su contra. Tiene regusto a alegrías y penas. Rostro de primaveras e inviernos. Suena a transcurrir de siglos, de cantos rodados en el sendero, coches y asfalto. Tocarla supone alcanzar el cielo y el infierno. Pero… ¿a qué huele la vida? Es la pregunta que trata de responder el único Museo de los Aromas de Europa, exposición que mima el olfato y recuerda al público un sentido que también cuenta. Cuenta y narra. Historias buenas y malas. Anécdotas divertidas o tristes. Recuerdos. Olores que sanan, enferman y reconocen peligros. Fragancias que nuestra mente relaciona con la materia, el vino, los cítricos o el café. Con aceites y perfumes cuya existencia da sentido a la aromaterapia.

A nadie resultan extrañas las colecciones de cuadros o de juguetes. Se trata de objetos tangibles, podemos verlas y tocarlas, emplear dos de los sentidos estrella en su reconocimiento. El olfato, sin embargo, peca de etéreo, pero esta recopilación ha conseguido atrapar 92 aromas que incitan a la nariz y a la memoria.

Museo de los Aromas (Burgos)

Dónde
Cantarranas s/n, Santa Cruz de la Salceda.
Cuándo
Viernes, sábados y domingos.
Precio
4 €; niños de 6 a 12 años 2,5 €; hasta 6 años, gratis.
Visitas guiadas
Gratis a las 11.00, 12.30, 17.30 y 19.00 horas (llamar para reservar). Disponen de audioguías y paneles en braille.
Teléfono
947557442/636928598.
Web
museodelosaromas.com.

El enclave elegido ayuda a alcanzar la meta, un coqueto pueblo del sur burgalés, Santa Cruz de la Salceda, cerca de Aranda de Duero. Rodeado de viñas y dehesas en la Ribera del Duero, donde el olor a vino inunda el alma. «Somos humildes pero podemos demostrar que nuestro país es líder en ideas y proyectos interesantes», comentan orgullosos sus impulsores, quienes dedican además parte de su tiempo a la investigación.

Como en casa

El museo ha sido diseñado según el plano de una casa y el salón, el dormitorio, la cocina, la bodega y el jardín se reparten el espacio para que en cada hueco el recién llegado compruebe su destreza a la hora de reconocer aromas. Porque esto es un examen, sin nota pero apto para los más capacitados. Los dispuestos a jugar, a conocer el origen de las fragancias. A saber por qué nacieron y desde cuándo pululan por el mundo.

Pinos, cipreses, robles o el aroma a lluvia de verano inundan la brisa del jardín. Salvia, apio, miel y el puchero de la abuela aguardan en la cocina. Óleo, tinta china, goma de nata y las esencias del enamoramiento –azahar, rosa, violeta…– en el salón. Alcanfor, polvos de talco, regaliz negro en el dormitorio. Lavanda y eucalipto, acetona y amoniaco en el baño. Cuero, jengibre y nuez moscada en la bodega. Incluso pescado podrido, tufo a pies e insecticida en el rincón de la basura, para romper el hechizo de lo amable.

«El museo supone un viaje fantástico para cualquier persona. Es sorprendente y original. Colaboran con nosotros los mejores investigadores españoles en el tema de olfato, científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, componentes de la Red Olfativa Española, de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y el catedrático de ingeniería química israelí Abraham Tamir, fundador de Museum of Art & Science. También los creadores españoles de la nariz artificial más pequeña del mundo, actualmente en periodo de pruebas en el Hospital Neurológico Universitario Reina Sofía de Madrid», advierten.

No solo los famosos afianzan el desarrollo de este centro; personas corrientes tienen cabida en su interior. Son los vecinos de Santa Cruz de la Salceda a los que se grabó hablando de sus aromas favoritos, de los que les recuerdan al pueblo y a su infancia. «Cada visitante vive una experiencia personal a través de un viaje a sus propias evocaciones. Por eso invitamos al público a acercarse a este experimento sensorial único en el que trabajamos y entendemos el olfato, sentido al que no se suele dar la merecida importancia», afirman.

Están seguros de que atravesar la entrada de la muestra no dejará a nadie indiferente, mayores o pequeños. Pocas veces existe la oportunidad de observar y escuchar el mar en un recinto cerrado mientras percibes su aroma a salitre, infinito y libertad.

Curiosidades

–Los juegos de identificación de olores, especialmente la mesa mentirosa, tienen gran éxito pues comprueban si el público es capaz de identificar diferentes aromas.

–Un vídeo plantea preguntas relacionadas con el olfato para probar tus conocimientos.

–Especialmente llamativa es la colección de sellos aromáticos del mundo.

–Utilizando un corte del cuerpo explican cómo funcionan el sistema respiratorio y el olfato.

–La mesa del perfumista te enamorará por su elegancia.

–No solo debes oler, fíjate en los objetos: originales lámparas, el pupitre de la escuela de Santa Cruz, recuerdo del uso anterior de este edificio…

–La belleza y decoración de la casa es fruto de un diseño ejecutado por expertos decoradores de escenarios teatrales.

Temas

Burgos