Una ruta para conocer las manías de las aves acuáticas marinas en Santander

Un grupo de garzas descansa en un islote./Esteban Cobo
Un grupo de garzas descansa en un islote. / Esteban Cobo

Una visita al Osprey Centre, a la que se suma un recorrido guiado a pie con observación de aves, acerca a los apuntados hasta dos ambientes naturales distintos, la campiña Atlántica y las marismas

IRATXE LÓPEZ

Son muchos los atractivos que incluye el entorno de la Bahía de Santander. Una visita al Osprey Centre, a la que se suma ruta guiada a pie con observación de aves, acerca a los apuntados hasta dos ambientes naturales distintos, la campiña Atlántica y las marismas, incluidos en la Red Natura 2000 como es la ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera. «Pretendemos sensibilizar sobre la conservación del águila pescadora en particular y la biodiversidad en general. Conocer la biología de esta especie, hábitos alimenticios y de migración, e identificar otras aves acuáticas y marinas», comenta Carlos Sainz, impulsor de la experiencia.

Bahía de Santander (Cantabría)

Dónde
Rubayo (Cantabria).
Cómo llegar
Autovía Santander Bilbao S-10, salida 12 dirección CA-145.
Precio
Visita al Osprey Centre +en rotonda CA-141 hacia Barrio el Tolle itinerario a pie, adulto 6 €, niño menor 12 años 2 €. Incluye Guía, prismáticos y telescopio.
Duración
2 horas. 630258513.
Web
www.bahiasantander.com.

Lo primero, como en todo, es llegar. El encuentro tiene lugar en el Osprey Centre donde una exposición y un audiovisual introducen a los visitantes en el entorno que conquistarán a pie mientras presentan, además, al protagonista alado de hoy. Después tocan breves explicaciones sobre el valor natural de la campiña atlántica de Rubayo, sobre su conjunto de prados, setos y ejemplares de árboles añejos. Más comentario sobre biología y comportamiento del sujeto a perseguir de lejos, águila pescadora, que multiplica presencia en los seis paneles informativos.

Se trata de dar primero un repaso, nada pesado, para introducir en ambiente al turista. «Después ofrecemos a cada visitante sus prismáticos y comenzamos el itinerario a pie con las primeras aclaraciones sobre la campiña atlántica de Rubayo, un ambiente cercano y lleno de rincones, que sirve de sustento a todos sus inquilinos», añade Sainz.

La senda abre sus puertas con una zona arbolada de gran porte que dirige hacia el barrio de la Sierra. Allí dejan poso en la memoria las vistas a la ría de Cubas, a la ciudad de Santander, Picos de Europa, la Peña Sagra y a la parte occidental y central de la Cordillera Cantábrica. Como no se trata de cansarse sino de aprender y disfrutar, durante el trayecto, el grupo se detiene delante la Trillizas, enorme encina con tres fustes casi idénticos donde el guía narra la función de estos gigantes, verdaderos oasis de origen relicto. «Al llegar al alto divisamos a vista de pájaro la parte final de la cuenca baja del río Miera, antes de su desembocadura en la Bahía de Santander, interpretamos el uso del suelo secular. Prados, viviendas dispersas, marisma, setos… que definen el territorio de gran tradición ganadera».

Luego toca descender hacia la Marisma del Conde, superficie de noventa hectáreas ganadas al mar que cobija y alimenta a infinidad de aves acuáticas, especialmente a patos y zancudas. Desde el Observatorio de El Pico se divisa ya el territorio del águila pescadora. Sorprenderán su figura y su forma de obtener el alimento, el tamaño de sus nidos por el aporte de ramas que acarrea. Gracias al trabajo de voluntarios en el marco del proyecto de recuperación de la especie, el participante distingue once posaderos y dos nidos. «En este punto se puede identificar además otro tipo de especies de aves del intermareal como zarapitos, agujas, archibebes y correlimos, o de campiña como el esquivo alcaudón dorsirrojo y los zarceros. Es un mundo de plumaje, de idas y venidas, vuelos y brisas».

Recomendaciones

Gelin. Comida casera a buen precio. Pide el típico cocido montañés. (Bº Los Corrales 64, Gajano. 942502080)

La Trainera. Con vistas a la bahía, es uno de los restaurantes de referencia de la zona. (Avda. Severiano Ballesteros 134, Pedreña. 942500007)

Asador Itxaski. Si quieres marisco éste es el lugar recomendado en el entorno cercano. (Barrio La Barquería s/n, Pedreña. 942500192.

asadoritxaski.com)

Trepadores

Tras vigilar a estos recién descubiertos habitantes, saciada la curiosidad de hasta dónde llegan nuestros prismáticos, es momento de regresar recorriendo la campiña atlántica hasta el lavadero de Pitajerra, paraíso para anfibios e insectos donde las bestias calman su sed. Parece el final de la senda pero no todo ha acabado. Antes de volver al origen de esta ruta circular habrá que detenerse en una mancha de robles para buscar a agateadores y trepadores azules, también al búho más pequeño de la zona, el autillo.

Todos maravillan a los turistas, igual que lo hace la oscilación de mareas, con un rango de más de setecientos metros de páramo que se destapa en la bajamar. Eternas. Acunadas por la costumbre. Niñas mimadas de este entorno de ensueño donde vivir una experiencia diferente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos