Masustegi, el barrio que escala

El barrio trepa por las laderas hacia Kobeta. /E. SIERRA
El barrio trepa por las laderas hacia Kobeta. / E. SIERRA

Visita guiada a uno de los barrios más singulares de Bilbao, situado en un alto y con espléndidas vistas, para averiguar cómo se vivía en los años 50

Elena Sierra
ELENA SIERRA

Hace solo unos añitos, el paseo por la calle de la estación de Basurto era imposible porque allí estaba la vía del tren, ahora soterrada. Ahí al lado, hace algunos años más, pero tampoco tantos, no se podía jugar al fútbol como hoy lo hacen tantos niños y niñas porque donde está el campo estaba la Cervecera del Norte. Ahí estuvo, de hecho y aunque parezca todo remotísimo, hasta 2003. Y avanzar aún más hacia atrás en el tiempo, pero tampoco de forma exagerada, y a medida que se sube por la Estrada Masustegi, es llegar hasta la antigua fábrica de la Central Lechera Vizcaína, la de la leche Ona, que ocupaba el espacio que ahora es la Plaza Basurtugorta –desde hace unos años, una plaza rodeada de edificios de viviendas–. La fecha tope en esta vuelta al pasado es 1997, que fue cuando cerró tras 50 años de actividad.

Paseos por Masustegi

Cuándo
De martes a sábado, en horarios de mañana y tarde.
Inscripción
944010010.

Y luego el salto. Todo lo demás que había por allí en aquel año de 1947, y hasta algunos después, era campa, ladera, si acaso algún caserío del que no se guarda recuerdo. Eran terrenos situados bajo la cantera propiedad de Miguel de la Vía, también parte del patrimonio de este mismo señor, y en los que las moras abundaban. De ahí el nombre que tuvo y que conserva. Masustegi, el lugar de las moras.

Este barrio nacido y crecido al calor de la inmigración de los años 50 y 60, como tantos otros de los barrios altos de Bilbao, es este mes el protagonista de las visitas guiadas que organiza Bilbao Izan para que los habitantes de la Villa conozcan mejor sus dominios. Han empezado esta semana y se realizarán hasta el 1 de junio, los martes y miércoles a las 16.00 y a las 18.00 horas, los jueves y viernes a las 10.00 y a las 17.00 y los sábados a las 10.00. y a las 12.00. En junio será el turno de Olabeaga.

Rincón de una de las calles de Masustegi.
Rincón de una de las calles de Masustegi. / E. SIERRA

De la Vía fue vendiendo terreno a los futuros vecinos ya en los 50, en aquella época en la que no había vivienda suficiente en Bilbao para toda la gente que llegaba desde distintos puntos de la Península y nacieron algunos nuevos núcleos. Primero fueron chabolas, pronto casitas, edificios en los que vivían varias familias. Según un censo, cuando aquí vivían 5.500 personas tocaban a 15 por casa.

Huertas, plazas y cuestas

Todo ha mejorado, eso seguro, pero estéticamente se conserva diferente al resto de la ciudad. Estrada Masustegi se adentra en el barrio y no hay dudas. Más que barrio es un pueblo en un rincón de Bilbao. Colores, algún edificio un poco más alto que el resto pero sin estridencias, huertillas por aquí, plazoletas por allá entre pendiente y pendiente, escaleras que trepan por la ladera, cuestas que van y que vienen, camufladas entre los bloques apiñados, entre los tejados que casi se tocan. A veces parece que el caminito va a terminar en la terraza de alguien y que habrá que desandar los pasos y buscar otra salida.

En un viejo mapa de 1960 ni aparecen los puntitos que indican que hay viviendas en el lugar de las moras y eso que la iglesia, que la hay, en la misma cima, la construyeron los vecinos en 1957. Hasta 1970 no tuvieron agua corriente y en 1984 secuestraron un autobús para reclamar que una línea llegara por fin al barrio que durante mucho tiempo fue conocido como 'el último' de Bilbao. Lo consiguieron. Y si Dorothy avanzaba por un camino de baldosas amarillas en busca del mago de Oz, aquí se hace por uno de suelo rojo que es, de nuevo, muy nuevo y habla de las dificultades en las que han vivido.

Vista sobre la ciudad.
Vista sobre la ciudad. / E. SIERRA

Solo a partir de 2010 el Ayuntamiento entró a ocuparse de las cosas, a sembrar la baldosa roja y a poner barandilla y fuentes (aparte de las que los propios vecinos habían hecho en las décadas anteriores). Hace mucho que se acabó el barro y que ya nadie tiene que utilizar los burros para subir y bajar materiales de construcción y enseres, pero aun así la visita deja claro que no es fácil ser mayor o tener problemas de movilidad en un barrio alpinista como este.

Las vistas y la tranquilidad, eso sí, son de lo mejorcito de la Villa. Por eso en la cima de Masustegi, donde está la iglesia de San Gabriel Arcángel, se han sacado un mirador como plantado en unos tejados para contemplar, tranquilamente, Bilbao a sus pies.

Con niños

La visita 'Conoce Masustegi en familia', para niños de más de cuatro años, hace el recorrido jugando, haciendo de los menores exploradores de los barrios. Será el día 19 a las 10.30 y a las 12.30, en euskera y en castellano. En este caso el punto de encuentro es lo más alto del barrio, la iglesia de San Gabriel Arcángel (se llega en el Bilbobus 58), mientras que para el resto es la Plaza Aita Donostia, en Basurto. Para apuntarse a cualquiera de las modalidades, todas gratuitas, hay que llamar al 944 010 010 o al 010. Duran hora y media y prometen buenas vistas.

Temas

Bilbao