Y otras lecturas para los más pequeños

Libreros y críticos nos ayudan a elegir las obras más recomendables

Imágenes de 'Segundas partes siempre fueron buenísimas', 'Super Patata', 'Saltamontes va de viaje' y 'Cuentos para entender el mundo'. /
Imágenes de 'Segundas partes siempre fueron buenísimas', 'Super Patata', 'Saltamontes va de viaje' y 'Cuentos para entender el mundo'.
Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

¿Leen los niños? ¿Qué leen? ¿Qué les incentiva? ¿Se aburren con los libros? ¿Qué es lo que hay que ponerles en las manos? Muchas cuestiones similares rondan por las cabezas de algunos padres que se plantean cómo animar a sus pequeños en la introducción a la lectura para que se convierta en un hábito gustoso. Libreros y críticos de lectura infantil pueden ayudar con su experiencia a recomendar básicamente dos tipos de libros en función de dos situaciones muy distintas: los que sirven para enganchar a los pequeños lectores de edades más tempranas y los que pueden satisfacer a los que ya están enganchados a las letras.

Para los llamados 'pequeños lectores' (un heterogéneo abanico que puede ir hasta los 7 años), destaca 'Saltamontes va de viaje' (Ed. Kalandraka, 2017), «uno de los grandes autores clásicos de la literatura infantil contemporánea», según Chus, de Llibreria Llibres Chus (San Juan de Alicante). Publicado recientemente en España, se multiplica como recomendación entre numerosos expertos. «Son seis relatos cortos e ilustrados cargados de valores de uno de los grandes autores de la literatura infantil y juvenil: Arnold Lobel. Descubrimos personajes pintorescos y a un saltamontes que hace un viaje que le sirve para conocerse mejor a sí mismo y al mundo que le rodea. Tierno y profundo a partes iguales», expone Miguel Escalera, de la librería sevillana Rayuela Infancia. «Detrás de estos diminutos personajes nos plantea cuestiones complejas: la tolerancia, la superación, la obsesión, la flexibilidad, las costumbres o las prisas. Las historias, el ritmo de los relatos, las ilustraciones y la tipografía son un acierto para los lectores noveles. Un clásico imprescindible», completa la bloguera extremeña Ana Nebreda, de Biblioabrazo.

Los libros sin palabras también son una buena opción. «Lo primero es que el niño tenga el contacto con el libro», argumenta Ibon Ceberio, del blog de álbum ilustrado 'Literatil' y ofrece como ejemplo 'A la vista' (Libre Albedrío). «Lo bonito es que el niño que no sabe leer, el niño de 4 o 5 años está al mismo nivel que el que lee», defiende sobre este tipo de obras.

La narración con viñetas también tiene su atractivo para los aprendices de lectores. «Un éxito para muchos niños es 'Supepatata' (Mamut Comics), de una gente que ha sacado una colección para que los niños disfruten del cómic. Tiene una serie para niños de a partir de tres años, otra a partir de seis y otra a partir de nueve. Están muy bien hechos y bien reglados para cada edad. 'Superpatata' es un gran éxito de niños que quieren ir por otro lugar», señala Ester Madroñero, de la librería madrileña Kirikú y la bruja (Madrid). «Escrito en mayúsculas, es perfecto para comenzar la lectura reforzado con la imagen, y además con una historia de superhéroes que no deja indiferente. Ha salido el volumen 7», secundan Maider y Raquel de Chundarata Librería (Pamplona) sobre la historia del maléfico Doctor Malévolo y SuperMax, el defensor de la justicia al que han transformado en patata.

Entre las opciones que acercan a una la poesía hay varias posibilidades con buena aceptación entre los más jóvenes. «Un clásico que sigue funcionando fenomenal es 'Abezoo' (SM), de Carlos Reviejo. Es un abecedario y en cada letra es un poema sobre un animal. Es muy cantarina y facilita mucho la lectura», apunta Esther Madroñero. «Es un abecedario de animales rimado, imprescindible en cualquier biblioteca», remarca Patricia, de la librería 'El búho lector' (Oviedo). «Los que tienen capítulos como los del inspector Cillo favorecen el paso de los libros que lees en una noche a un libro que tienes que esperarte hasta el día siguiente. Hay muchas colecciones estas para pequeñajos», añade la librera para ayudar a la transición. En la librería madrileña 'El dragón lector' apuestan por el humor. Sus dependientas, fanáticas de Harry Potter, señalan cualquier clásico Roald Dahl. «Es un genio», remarcan y defienden que pueden conocerle por 'La maravillosa medicina de Jorge' y crecer con 'Las brujas'.

Lectores enganchados

Cuando los niños ya están enganchados a la lectura y devoran libro tan libro la presión se une de la exigencia. Silvia, quien tiene en Las Palmas tienda de juguetes creativos y libros infantiles 'El color de los besos' se fija en el libro ilustrado para sus recomendaciones. «Para lectores empedernidos y mayores de 7 años, sin duda recomiendo 'Cuentos para entender el mundo', de Eloy Moreno (autoeditado). Patricia, de 'El búho lector', repite título -como varios de los expertos consultados- y añade: «Es muy ameno de leer a la vez que nos hace pensar».

Tampoco hay que descartar temáticas por considerar demasiado 'adultos' los libros. Joaquín M. Bohorquez señala 'Mi hermano persigue dinosaurios', en el que uno de los protagonistas tiene síndrome de Down. Por su parte, Ana Nebreda apunta 'Vikingos', un acercamiento histórico a un pueblo guerrero. Desde la librería especializada en libros ilustrados infantiles y para adultos 'Venir a cuento', en el barrio de madrileño de Lavapiés, Enrique García se decanta por 'Pequeño Vampir' con «humor un poco negro y la escatología, que harán las delicias de la muchachada y les iniciará en el mundo del cómic por la puerta grande».

En la librería La Petita (Barcelona) seleccionan entre sus recomendaciones una historia de ratones y hombres especial: 'Armstrong. El increíble viaje de un ratón a la Luna' (Editorial Juventud). «Kuhlman continúa, en este libro, la serie de personajes célebres de la historia de las grandes aventuras humanas transfigurados en ratones aventureros. Ilustraciones majestuosas, historias capaces de subyugar a primeros lectores y a adultos. Con la cantidad justa pide texto», explica el librero Miguel Ángel Rincón por correo electrónico. Desde Zaragoza, en la libroteca 'El gato de Cheshire' acosejan a los padres que se fijen en «en historias un poco diferentes que consigan sorprender a los niños, a la vez que descubren nuevos libros» y completan esta lista con 'Segunda partes siempre fueron buenísimas'.

Más información