Tiempo de trenes

Euskotren llegará a Galdakao con una línea soterrada

Una conexión subterránea acercará la línea de Euskotren a Galdakao./
Una conexión subterránea acercará la línea de Euskotren a Galdakao.
Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

Los peligros para el ciudadano aumentan a medida que se acercan unas elecciones. Lo más habitual es que el riesgo tenga que ver con el acoso. La inminencia del periodo electoral provoca en los candidatos una alteración hormonal que los lleva a identificar cualquier forma de vida circundante como un elector. A continuación, el instinto empuja al político a propinarle un saludo, una promesa, un recordatorio, cualquier cosa. El fenómeno es violento y fascinante. Se ha visto a candidatos abrazando con energía a un cactus mientras le decían que estaba fantástico y que en absoluto se habían olvidado del asunto aquel.

Es desde luego más infrecuente que los políticos acometan contra el ciudadano pilotando trenes. Bueno, estamos viviendo un momento mágico a ese respecto. En las modalidades más diversas del prodigio, que van de lo incomprensible a lo funesto y pasan por lo repentino. Lo último que sabíamos del metro a Galdakao, la famosa Línea 5, era que el Gobierno vasco reflejaba en los Presupuestos de 2019 la necesidad de realizar nuevos estudios para ver qué debía hacerse. Cuando la oposición protestó asegurando que aquello era volver al principio de un proyecto largamente demorado, la consejera Tapia apeló al rigor y la seriedad, al método: «Los estudios que teníamos han quedado caducos con la nueva realidad. Hay que actualizarlos».

Pues bien, aquellos Presupuestos no salieron adelante, los estudios tampoco y dos meses después, ayer sin ir más lejos, el Gobierno vasco y la Diputación han presentado lo que va a hacerse para llevar el tren a Galdakao y enlazar con el metro. Se encargaron el diputado general y la consejera Tapia, que no aclaró cómo habrá podido la nueva realidad volvérsenos vieja mientras los estudios imprescindibles se nos volvían prescindibles.

La primera fase del plan presentado ayer consiste en desdoblar la línea de Euskotren en Usansolo, llevarla hacia el hospital y soterrarla después hasta el centro del municipio. Eso comenzará a hacerse en 2021. Y ahí terminan casi los detalles. Porque después la línea se extenderá hasta conectar con el metro en una estación intermodal situada en Basauri, pero no se sabe aún si en ese segundo trayecto el tren parará en Aperribai y Bengoetxe. Tampoco se detalló ayer otro asunto de cierta importancia: cuánto costará todo.