Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido de EL CORREO con la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Problemas mal planteados

La agresión a un turista en Barcelona activa los prejuicios: muchos creen que los manteros son la escoria de la sociedad, y otros muchos casi los tienen en los altares

Problemas mal planteados
Miguel Escudero
MIGUEL ESCUDERO

¿A qué puede aspirar quien dé clase en una universidad? No me refiero ya a la obtención de una cátedra, que con frecuencia no depende sólo de los méritos del docente, sino a lo que ocurre en el aula donde se reúnen los estudiantes y su profesor. Vayamos por aproximaciones sucesivas. En primer lugar, se precisa atención y respeto; requisitos para que una representación se desarrolle correctamente, con continuidad y fluidez. La atención está siendo considerada hoy como un nuevo cociente intelectual (un bien costoso y poco abundante; tan grandes son la capacidad de 'ausentarse' y la incapacidad de atender, potenciadas de qué modo con los móviles). El respeto, por su parte, también admite grados; el ideal se produce con la estimulante compenetración que se produce ante el valor y el hechizo de lo que se va aprendiendo y admirando.

Contenido Patrocinado

Fotos