La política española vista desde Euskadi

La política española vista desde Euskadi
fotolia
Braulio Gómez
BRAULIO GÓMEZ

Hace unas semanas salía un nuevo CIS marcando unas tendencias que han venido a recoger la mayoría de las encuestas publicadas estos días. El PSOE no deja de crecer y la suma de los tres partidos del bloque de la derecha está encontrando un techo que les va alejando de la posibilidad de construir un gobierno sostenido en exclusiva por sus fuerzas. La encuesta del CIS tiene la muestra más grande y nos permite ver algunas diferencias en la percepción y las preferencias políticas por territorios. En Euskadi son 150 los entrevistados y, aunque no es un tamaño que nos permita hacer extrapolaciones con rigor estadístico, sí nos pueden dar algunas pistas útiles con todas las cautelas y reservas del mundo.

Empezando por la valoración de la situación de la política española, la ciudadanía vasca coincide en el suspenso generalizado -el 63% la considera mala o muy mala-. Lo reseñable es que no somos los que tenemos una visión más catastrófica dentro del Estado. Si descendemos al nivel gubernamental, la ciudadanía vasca es la que está menos contrariada con la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez en todo el territorio español. Mientras que hay un 51% de murcianos que considera mala o muy mala su gestión, el nivel de desaprobación baja al 27% en Euskadi. Simultáneamente, somos la comunidad autónoma donde hay menos ciudadanos que piensen que el PP o Ciudadanos lo harían mejor si llegaran al Gobierno. Euskadi, junto a Navarra y Cataluña, forma parte de los tres territorios donde hay más ciudadanos que creen que con Podemos en el Ejecutivo mejoraría la gestión.

A un 29% le gustaría que el presidente continuara siendo Sánchez, por encima de la media española y cerca de la comunidad que más apoya la continuidad del presidente -Cataluña, con un 34,2%-. La valoración de Sánchez en Euskadi, 4,4, refleja casi con exactitud la media. Y no hay otra autonomía donde se valore menos a Pablo Casado y a Albert Rivera, un 2 sobre 10, ni ninguna, salvo Navarra, donde se valore más a Pablo Iglesias, con un 4,3.

No hay otro territorio donde haya más ciudadanos que dicen que no votarían nunca al PP, un 73%. Hay un 86% de vascos que dicen con toda seguridad que no votarían nunca a Vox. No se encuentra en ninguna comunidad autónoma un nivel de rechazo más grande. La media en España es del 67%. Los que dicen que no votarían nunca al Partido Socialista en Euskadi son un 31%, en torno a la media española. El rechazo total a Podemos es de los más bajos del Estado, con un 35% de vascos y vascas que dicen que no le votarían nunca.

Por último, es la segunda comunidad en nivel de satisfacción ciudadana con los Presupuestos tumbados de Sánchez y donde valoran más la actual distribución de recursos entre las diferentes comunidades autónomas según criterios proporcionales a su peso económico actual. Tradicionalmente la suerte electoral del PSE ha ido de la mano del momento político del PSOE. Pero siempre su resultado en las elecciones generales ha estado por debajo del que obtiene el PSOE en todo el territorio. En 2008, Zapatero aupó al PSE a su mejor resultado de la historia y a la distancia más estrecha, cinco puntos por debajo, entre el resultado estatal y el obtenido en Euskadi. Los datos apuntan, con todas las prevenciones, a que la brecha se volverá a acortar.