Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Nueva era en el BBVA

Carlos Torres, felicita al consejero delegado de la entidad bancaria, el turco Onur Genç./Luis Tejido / EFE
Carlos Torres, felicita al consejero delegado de la entidad bancaria, el turco Onur Genç. / Luis Tejido / EFE

La dimisión de Francisco González de sus cargos honoríficos rebaja la tensión de la junta por el 'caso Villarejo' y refuerza a los gestores del banco

EL CORREO

Aunque tan tardía como obligada, la dimisión de Francisco González como presidente de honor del BBVA y de su Fundación apenas unas horas antes de la junta general relajó el clima hostil que se preveía en el cónclave celebrado ayer en Bilbao. La renuncia era inexcusable tras desvelarse la contratación durante su mandato de una empresa de seguridad del excomisario Villarejo, quien habría espiado a empresarios y políticos para torpedear la toma de control de la entidad por parte de la constructora Sacyr entre 2004 y 2005, según se ha conocido ahora. La indignación provocada por el caso tuvo un marcado protagonismo en las intervenciones de los accionistas, que criticaron los presuntos trapos sucios de la gestión de González, pero cerraron filas con el actual presidente y su equipo. Carlos Torres asume así las riendas del banco reforzado por la junta, tras prometer «total colaboración con la Justicia» para llegar hasta el fondo de un escándalo que ha dañado la reputación del BBVA y que este debería ser el primer interesado en esclarecer cuanto antes.