Mudanzas 4.0

El laboratorio de la FB se instalará en Zorrozaurre

Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

Sucede con Zorrozaurre lo que pasaba con las islas de los piratas, solo que al revés. Si las primeras tendían a la toponimia escalofriante (desolación, calavera, muerto), la futura isla bilbaína tiende en ese campo hacia lo prometedor. Zorrozaurre es a veces la isla de la creatividad y a veces la del conocimiento, a veces la del talento y a veces la de la innovación. Como tampoco puede hablarse mucho rato en términos tan exagerados, para ilustrar lo que será un día Zorrozaurre, en ocasiones utilizamos una referencia mucho más modesta y familiar: Manhattan.

Conviene por supuesto que los hechos respalden un poco el optimismo. Por eso la noticia de que el viejo edificio de Vicinay albergará una sede de Tknika parece un paso decidido en la dirección prevista. El trabajo que se realiza en este centro del Gobierno vasco responde al espíritu que debería distinguir Zorrozaurre en lo tocante a la industria 4.0, la economía digital y el resto de cosas imponentes.

Aunque no consigan pronunciarlo, piensen en Tknika como en el laboratorio del que se dota el Gobierno vasco para que la Formación Profesional esté a la última en cuanto a tecnología, conocimientos, métodos y recursos. Su fin no es preparar alumnos, sino preparar el modo de formar a los alumnos. La investigación constante y la agilidad para adaptarse a los cambios es fundamental en el ámbito de la nueva economía y también en el de la formación profesional. Tengan en cuenta que, en una facultad de Filosofía, un profesor puede explicar a Sócrates del mismo modo que lleva haciéndose veintitantos siglos: a partir de Platón. No le ocurre lo mismo al profesor que ahora mismo esté explicando cómo se imprimen piezas aeronáuticas mediante la fabricación aditiva y la tecnología 3-D.

A este pobre profesor se le estarán quedando anticuadas las referencias a los diez minutos. Y el filósofo, en su despacho, releyendo los 'Diálogos' y fumándose un puro. El mundo es injusto. Pero eso da igual. Lo que importa es que Zorrozaurre sea una isla de la innovación. Acoger a la gente que mantiene a la FP en vanguardia y conectarla con un entorno de industria inteligente es un modo de conseguirlo. Que esta porción de futuro se instale donde hubo una legendaria fábrica de cadenas de barco es altamente simbólico. Que yo no haya escrito una sola vez la palabra «eslabón» es milagroso.

 

Fotos

Vídeos