Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

La lenta e implacable erosión de la plantilla del Athletic

El Athletic es un equipo viejo del que se puede esperar un presente menos angustioso que el actual, pero desde luego no un futuro prometedor

La lenta e implacable erosión de la plantilla del Athletic
Jon Agiriano
JON AGIRIANO

En el partido contra el Valencia del pasado 27 de octubre el Athletic alineó el once de más edad desde su fundación. 29,5 años de media. Era un dato impresionante, como lo son en general todos los registros históricos de un club que ha cumplido 120 años. Sin embargo, la vorágine de la actualidad rojiblanca hizo que tuviera menos recorrido del que merecía. Y es que no era un dato casual, producto del típico partido en el que, por lo que sea, el técnico acaba montando un equipo con futbolistas que ya son respetables padres de familia. No. Era algo que se veía venir y que, en buena medida, explica la crisis deportiva en la que el Athletic lleva sumido desde hace casi año y medio. Me refiero al lento pero implacable proceso de deterioro de una plantilla que ha perdido a grandes futbolistas y ha sido incapaz de regenerarse con savia nueva en los últimos ocho años.

Contenido Patrocinado

Fotos