Los huevos de Vic Mackey

'The Shield'./
'The Shield'.
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Comparar una nueva novela con una de Dickens es como comparar una nueva serie con 'Los Soprano' o 'The Shield'. Hablo de esta porque tengo la excusa de que sus siete temporadas están desde este mes en AXN Now (Vodafone y Movistar +). También está en DVD y en Amazon Prime. Cuando se estrenaron 'Los Soprano' (1999) en HBO, la serie de David Chase era la abeja reina. No tenía nada a su alrededor en el cable. 'Los Soprano' hizo que 'Hill Street Blues', la gran renovadora del drama televisivo con una estructura narrativa y un contenido complejo, pareciera 'Un hombre en casa'. Las 'networks', en un momento complicado y de incertidumbre sobre el futuro, sólo tenían enfrente a HBO. Era imposible imaginar, en esa revolución tecnológica, cómo iba a evolucionar todo. Cómo iba a afectar internet a la televisión (y ahora llevamos la tele en el bolsillo).

Pero volvamos al cable. 'The Shield' es de FX, hasta entonces una cadena de series estrenadas en otros sitios, y de 2002. Por fin había una respuesta a HBO. Luego FX tendría 'Nip/Tuck' o 'Rescue me'. TNT, 'The Closer' (2005) y AMC, 'Mad Men' (2007). Esta serie le dio prestigio, pero no audiencia. Costaba 26 millones al año y la publicidad eran 12.

'The Shield' no habría podido existir sin 'Los Soprano' (de hecho, al principio se dijo que era un cruce entre 'Los Soprano' y 'Policías de Nueva York'). Era un ejercicio creativo más que una serie. Aunque lo fuera, aunque disfrutáramos del detective Vic Mackey (Michael Chiklis) y su vida al margen de la ley, como Torra. O de Glenn Close cuando fichó por el drama policial. El cable transformó la televisión e internet la revolucionó. 'The Shield' es Dickens. Luego están Pedro e Irene. Pero hay otros entretenimientos. ¿Saben que Juan Miguel de 'GH Dúo' tiene los huevos enormes? Eso también se decía de Vicente del Bosque. Las chicas de la casa se han quedado tan impresionadas que le han preguntado: «¿Y la Karina cuando te vio los huevos, qué dijo?». «Encantada». Que, oye, tampoco se los hemos visto a Vic Mackey. Al menos metafóricamente los tiene como bolas del mundo.