MUY ENTRETENIDO

MUY ENTRETENIDO
FOTOLIA
Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

La verdad es que el fin del bipartidismo nos está proporcionando un gran entretenimiento en el mundo de la política. Vea lo que sucede ahora mismo con los Presupuestos. En el País Vasco, el PNV ha tenido que modificar sus intenciones iniciales, actitud que le honra, y consentir unas votaciones separadas de tres asuntos importantes como son el aumento de la RGI, el apoyo a la educación concertada y la subida del sueldo a los funcionarios. Para esto último no ha tenido problemas pues nadie se atreve a disgustar a tan relevante colectivo. Para lo primero cuenta con Bildu, que no apoya lo segundo y, para lo segundo, cuenta con el PP, que no apoya lo primero.

Perfecto. Todos contentos. Lo que no me gusta nada es que en ningún momento del debate se haya hablado del ritmo de crecimiento de los empleos en el sector público –han salvado la contratación en los últimos meses–, ni de la creciente e inexplicable brecha salarial existente entre los funcionarios y las personas que no han tenido esa suerte en la vida y cobran su salario en el voluble sector privado. ¿Son temas baladíes? No lo creo, y es una pena que nuestros dirigentes no hayan tenido tiempo de abordarlos.

En Madrid el asunto es aún más entretenido. Los independentistas catalanes han elevado el precio de su apoyo a Pedro Sánchez hasta límites inasumibles. ¿Cambiarán su actual rechazo en el último momento? Es muy difícil, pues no sé si por culpa del destino o por alguna aviesa decisión, el tema presupuestario se va a ventilar en indeseada coincidencia temporal con la apertura del juicio a los líderes del 'prusés'. Además, reconozco que, estando Sánchez de por medio, eso de calificar de inasumibles las condiciones exigidas es muy arriesgado, una vez que ha demostrado la inmensa amplitud de su capacidad de asumir.

Eso en lo que respecta a la forma. Porque no deberíamos olvidar que hablamos de aprobar unos Presupuestos calificados de prodigiosos por los socialistas y de increíbles y temerarios por ¿la extrema derecha? No, qué va, por la Comisión Europea, por el Banco de España, por el AIReF, por el FMI y por la OCDE. Además, claro está, de por el PP y Ciudadanos. Se juzgue como se juzgue, hay un planteamiento que causa auténtico temor. Para cuadrar las cifras es imprescindible extraer del sistema unos 20.000 millones de euros por la vía de los impuestos y hay que ser muy optimista, o muy indocumentado, para suponer que tal 'extracción' va a ser indolora e indiferente para la actividad económica. Máxime cuando el entorno internacional ha abandonado el color verde esperanza y vira hacia un gris cada día más oscuro.