Distensión

Distensión
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

No hay mal que no venga por otros males y se trata de escoger, mientras podamos optar. La exvicepresidenta, que tiene la culpa de sus aciertos y de sus desilusiones, evitó el desastre, pero no que regresara con diferente nombre. Ciertamente, entre tantas dudas que nos agobian, muchas miradas se han vuelto hacia Pablo Casado porque toda una nueva generación, o promoción, lo está esperando y lo que nos aguarda se parece mucho al pasado. Al perro flaco todo se le vuelven pupas, que decía Gloria Fuertes, que en gloria esté. La debilidad electoral del PP necesita un reconstituyente porque es cierto que se juega su futuro y dejarlo para luego es tarde. Muchas personas miran al porvenir no como algo que es un 'por traer'. El arbitraje le corresponde a Cospedal en el momento de menos influencia sobre su partido.

El arte de prometer se ha perfeccionado mucho y los que no creemos en casi nada seguimos creyendo en las cosas que se avecinan. La buena noticia para los que odiamos el independentismo, porque nos parece sinónimo de desguace, es que el Ejecutivo va a retirar los recursos contra catorce leyes de la Generalitat. La cita de hoy, si no falta nadie, puede ser decisiva pero es Quim Torra quien tiene la palabra y le puede dar un plantón a sus interlocutores. En numerosos países europeos se prohíbe el encuentro que sólo pretende seguir desencontrándose. El presidente de la Generalitat ha conseguido la violación de las reglas de juego, pero nosotros inconscientes estamos encantados con el chupinazo pamplonica. Es una prueba de vitalidad de eso que llamamos 'pueblo', que es un ente abstracto. La democracia establecida por la Constitución de 1978 sufre acoso y amenaza con derribo, pero seguimos hablando de normalización mientras Torra mantiene sus planes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos