Disney lava más blanco

Disney lava más blanco
Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Disney utilizará una herramienta basada en la inteligencia artificial para detectar si los guiones de sus películas y series son lo suficientemente diversos e inclusivos. La tecnología, bautizada Spell Check for Bias según 'The Hollywood Reporter', analiza el número de personajes masculinos y femeninos con el fin de que exista paridad e identifica las etnias de los personajes, así como el número de diálogos que tienen, con el objetivo de alcanzar la diversidad. La principal impulsora del proyecto es la actriz Geena Davis, que ha conseguido el compromiso de Disney para que todos sus guiones pasen el filtro a partir del año que viene. «Vamos a ayudarles a tomar decisiones, a identificar oportunidades e incrementar la diversidad e inclusión de los guiones que reciben», se congratula la Thelma de 'Thelma y Louise'.

Si el propio gigante del espectáculo hubiera aplicado la herramienta a sus clásicos de animación, ninguno de ellos habría existido. Empezando por la joya fundacional del imperio de Mickey Mouse, 'Blancanieves', que para ser aceptada por siete hombres tiene que convertirse en su sirvienta. «¡Una mujer! Como todas, es veneno», exclamaba un enanito al verla aparecer. El algoritmo de lo políticamente correcto tampoco habría dado luz verde a la Sirenita ni a la Cenicienta. Las ficciones son hijas de su tiempo, y cuando se fabrican con la escuadra y el cartabón de una supuesta representatividad y equidistancia se convierten en panfletos.

Que una máquina analice una historia para determinar su sentido último es tan absurdo como que un guionista hable de los conflictos humanos sin molestar a nadie. Por suerte, hasta el Hollywood más industrial sabe que meterse en terrenos pantanosos merece la pena si se quiere dar con eso que llamamos arte. Es lo que ha sucedido con 'Joker', que triunfa en la taquilla mundial pese a los espectadores no avisados, que huyen en estampida de la sala cuando descubren que no hay acción, superhéroes ni efectos especiales. Si Warner hubiera aplicado la censura previa a esta historia de un loco en un mundo de locos no existiría una de las grandes películas del año.