Caca de periodista

Caca de periodista
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Ha venido Mamen Mendizábal a decir que en 'Sálvame' no se hace periodismo, que es como decir que en El Corte Inglés no se vende heroína. Breaking news. El otro día me crucé con ella por Atresmedia. Yo salía, ella entraba. Llevaba sombrero. Creo que no se puede discutir con alguien que lleve sombrero. Tampoco lo haría con Gay Talese. Pero hoy todo el mundo me cae bien. Hasta Mercedes Milá con su perro en 'Scott y Milá', programa de #0. Lo de esto creo que tampoco es periodismo según el estándar Mendizábal. Hay quien pone los puntos sobre las íes. Todo el mundo, salvo las niñas que ponen una pelota. Mercedes Milá puso su caca sobre una mesa.

La llevaba en el bolso. Estaba hablando con el psiconeuroinmunólogo (sí, esto existe) Xevi Verdaguer. Milá tampoco hace periodismo con 'Scott' (su perro schnauzer). El programa va «sobre entretenimiento, provocación y ayuda». Claro que poco puede provocar Mercedes Milá a estas alturas. Aunque abrace un árbol y a una señora con demencia. Por separado.

Serán cuatro entregas. En esta trataba de salud. De la suya (de su depresión) y de la de gente mayor. Con una Milá cálida e incluso desvalida. Y sí, enseñando su caca, que llevaba envuelta en un sobre. «¿Por qué es tan importante la caca?», había preguntado a Verdaguer, que le habló del segundo cerebro que es el intestino. De que el 90% de la serotonina, la hormona de la felicidad, se fabrica en el intestino. También explicó que «la caca perfecta es de churros alargados, color marrón oscuro, sin residuos de alimentos y que una vez cae en el agua flota por un momento y finalmente se hunde». Y Milá: «Preveyendo (sic) que tú podías pedirme la caca me la he puesto aquí. Esta es la caca de Mercedes Milá auténtica». Y como eran trozos, empieza a darle forma. «Aquí dentro hay unos guantes» (Verdaguer). «No importa, si yo soy muy guarra» (Milá). 'Scott y Milá' va de una señora de 67 años y su perro. Y eso está bien. Me gusta cuando pregunta a una mujer enferma si todavía se puede limpiar el culo. Esa pregunta es más importante que cualquiera que haya hecho Mendizábal en su vida.