«No voy a programar películas en función del género del director»

«El #MeToo ha sido muy positivo porque nos ha obligado a reflexionar», defiende el responsable del festival, que ha «tirado la toalla» tras intentar traer a Clint Eastwood

José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia./
José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia.
Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

José Luis Rebordinos cuenta que ocho años al frente del festival le pasan factura. «Llego a agosto muy cansado, pero en octubre vuelvo a ilusionarme». A partir del próximo viernes volverá a estar sonriente en la puerta del hotel María Cristina para recibir a las estrellas.

– 'Roma', de Alfonso Cuarón, que se verá en San Sebastián, ha otorgado a Netflix su primer gran premio en un festival, el León de Oro en Venecia. ¿Estamos ante una nueva etapa en el mundo del cine, dominado a partir de ahora por las plataformas de internet?

– Yo no soy tan maximalista en ese tema; para empezar, la película se va a ver en muchas salas de cine. Hay una evolución, no un antes y un después. No entiendo los tambores que dicen que hay muchas películas que, por culpa de las plataformas, no se ven en salas. Yo me atrevo a decir que nunca se han visto tantas en salas como ahora.

– En Cannes no piensan igual.

– Estoy convencido de que las películas de Neflix se verán en Cannes, si no es el año que viene será el siguiente. Que Cuarón haya ganado en Venecia con una de las mejores películas de este año ha hecho que las discusiones se focalicen en Netflix. ¡Pero si están produciendo a Scorsese! Era solo cuestión de tiempo que ganaran un gran festival.

– ¿No cree que los directores aceptan que sus obras se vean en plataformas como un mal menor? A ninguno de ellos le debe gustar que su filme se vea en un móvil...

– ¿Le has oído a Cronenberg en Venecia? Dice que prefiere ver las películas en casa. Yo no veo películas en un móvil, pero igual algún director prefiere que le vean diez millones de personas en un móvil a uno en salas. Yo vivo en una ciudad con un montón de salas en condiciones, pero el señor del Goierri puede disfrutarlas gracias al VOD (video bajo demanda). Todo cambia muy rápido, no sabemos muy bien hacia dónde vamos, pero no soy pesimista.

– San Sebastián estrena las nuevas series de Enrique Urbizu y Paco León. ¿Un peaje a Movistar, patrocinador oficial del festival?

– Televisión Española y Movistar siempre han sido exquisitos con nosotros, nunca ha habido la más mínima presión. De hecho, la serie de Urbizu nos entusiasmó tanto que retrasaron su fecha de estreno. Queríamos que fuera 'La peste' de este año. Ponemos series que nos gustan, con un componente cinematográfico. Nadie va a descubrir ahora a Urbizu. Y la serie de Paco León es divertidísima e inteligentísima.

– ¿Qué presupuesto maneja este año?

– Rondará los 8,3 millones de euros. Las cuatro instituciones públicas (Gobierno vasco, Ayuntamiento, Diputación de Gipuzkoa y Ministerio de Cultura) aportan 1,1 millones por cabeza. El problema más serio es que Gas Natural Fenosa ha dejado de ser patrocinador oficial al cambiar su presidencia.

– Reconoce que hay demasiadas películas en la programación, más de 200.

– Nos pasa a casi todos los festivales: cuando programas es muy difícil decir que no a esa película que te encanta. Creo que 180 o 190 sería lo ideal, las defenderíamos mejor.

La nueva 'Handia'

– ¿Por qué un Premio Donostia a Judi Dench?

– Es la gran dama del teatro y cine británicos y una de las mejores actrices en activo del cine mundial.

– ¿Y a Danny DeVito?

– Es un cineasta sorprendente, no solo en su faceta de actor, sino sobre todo como director y productor.

– ¿Hirokazu Kore-eda?

– Amamos su cine y le seguimos desde hace años. Es un amigo de San Sebastián y nos ha visitado en muchas ocasiones. Este año era el momento tras ganar la Palma de Oro.

– ¿Siguen intentando que venga Clint Eastwood?

– No, lo hemos intentado muchos años, pero en EE UU nos dicen que solo viajará para cositas muy concretas. Sinceramente, hemos tirado la toalla.

– Entre cortos, documentales y filmes de ficción, hay veinte producciones de Euskadi. ¿Vivimos un resurgimiento del cine vasco?

– Yo me atrevo a decir que, a pesar de la crisis, el cine vasco lleva unos años muy fuerte. Funciona porque las cosas se están haciendo bastante bien. Para una cinematografía pequeña como la nuestra es muy importante que todos sus agentes remen en la misma dirección. Si Gobierno vasco, ETB, las asociaciones de productores y el festival apuestan por el cine vasco, eso acaba dando sus frutos. Tenemos diferencias, claro, pero al contrario de hace quince años se dirimen en los despachos y no en público. Y hay una renovación de productores y directores. Nuestras películas tienen distribuidores internacionales, y eso es una novedad. ¿Quién podía pensar hace diez años que podíamos hacer una película con el empaque de producción de 'Handia'?

– ¿Y este año saldrá otra 'Handia' del festival?

– No lo sé, 'Handia' y 'Loreak' hay muy pocas, incluso en el cine español. Están 'Dantza', 'Oreina'...

– ¿Cuánto tiempo estará al frente del Zinemaldia?

– Tengo un compromiso con el consejo de administración para tres años más. Luego ya veremos. De momento quiero revertir el año que viene que nos haya dejado un patrocinador oficial.

– El gran acontecimiento en el cine este año ha sido el movimiento #MeToo. ¿Tendrá de alguna manera reflejo en el festival?

– El #MeToo, con sus luces y sus sombras, ha sido muy positivo. Nos ha obligado a todos a reflexionar sobre cosas que dábamos por sentadas. El auge del feminismo es muy positivo, una revolución que queda por hacer. En nuestra sección oficial, de 18 títulos hay 5 dirigidos por mujeres. Y que nos parezcan bastantes es una anormalidad, porque lo normal sería que fueran la mitad. Tampoco vamos a programar películas inferiores a otras en función del género, yo no lo voy a hacer. Pero podemos hacer que la mirada sobre las películas sea tan masculina como femenina. En ese sentido somos un festival atípico, porque de 34 trabajadores fijos, 28 son mujeres. Ocho de los nueve departamentos están dirigidos por una mujer. Y en el comité de selección a partir del año que viene habrá cinco hombres y cinco mujeres.