Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido de EL CORREO con la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Rap VS Trap: un debate ideológico

Aunque el rap, en algunas ocasiones, se haya caracterizado como una música machista, relacionada con las drogas, la violencia y otros asuntos, es una música que transmite valores esenciales de respeto e igualdad

Rap VS Trap: un debate ideológico
AITOR ARANGUREN

Se ha hablado y escrito mucho sobre el trap, ese subgénero del rap que todo el mundo, quiera o no, escucha porque está en todos lados. Debates sobre sus orígenes, sus precursores, quién o quiénes lo introdujeron en el panorama español, etc. También se ha hablado mucho de sus diferencias con el rap y sobre la eterna lucha entre los que muchos llaman «vieja escuela» y «nueva escuela».

La mayor diferencia que tiene el trap con el rap, grosso modo, es el tipo de instrumental que se usa: más electrónica. Además, tiene un elemento esencial que se ha ganado a muchos amantes, pero también numerosos detractores: el AutoTune. Un programa que cambia la voz de la persona que canta produciendo un sonido robótico. En estos dos elementos está la clave del trap, que a diferencia del rap es bailable y es pegadizo.

Hasta aquí no hay ningún problema. Los dos tipos de música pueden vivir en conjunto e incluso se podrían complementar. El problema viene en el contenido: las letras.

Aunque el rap, en algunas ocasiones, se haya caracterizado como una música machista, relacionada con las drogas, la violencia y otros asuntos, es una música que transmite valores esenciales de respeto e igualdad. La gran mayoría de raperos y raperas respetados de habla hispana proclaman estos valores y luchan contra las injusticias: ToteKing, Violadores del Verso, SFDK, Mala Rodríguez, Chojin, Ayax y Prok, Hard, Los Chikos del Maiz, etc. Por el contrario, los referentes del trap han hecho del machismo y del capitalismo un estilo de música.

En la presentación de la FMS (Freestyle Master Series) en Barcelona Arkano tuvo que responder a la siguiente pregunta: «¿Crees la pérdida del carácter político que está sufriendo el rap es debido a la falta de reivindicación política del trap?». El campeón del mundo de improvisación opinó que «el trap sí tiene carácter político. Es un tipo de música que transmite valores contrarios al rap basados en el machismo, la fama y el capitalismo extremo».

No sería justo calificar a un tipo de música como machista, tampoco lo es el reggaetón, son machistas algunos músicos que conforman ese tipo de música. No obstante, como se ha mencionado, se ha creado del dinero y de la cosificación de la mujer una escuela: ahí está la raíz del problema.