Sharif: «Respeto demasiado la poesía como para definirme poeta»

«Ahora los chavales se dejan deslumbrar fácilmente por una generación que ha perdido ciertos valores que el rap cuidaba y mimaba», destaca el aragonés

Sharif: «Respeto demasiado la poesía como para definirme poeta»
Shariffernandez.com
AITOR ARANGUREN

Sharif Fernández es rapero y, aunque él no se defina como tal, muchos lo califican como poeta. Es diferente: cuida la palabra como nadie y tiene dos libros de poesía en el mercado. Su Zaragoza natal siempre está presente en sus letras, corazón y en el característico «co» que pronuncia cada pocas frases.

-Los dos últimos conciertos de la gira 'Acariciado mundo' han sido en San Sebastián y Bilbao. Haga balance.

-Si tuviera que resumirlo en una sola sensación sería gratitud. La gira ha ido previsiblemente bien porque conozco muy bien a mi público y tengo muy bien medida a mi audiencia. No ha habido ninguna sorpresa y hemos llenado bastantes salas.

-¿Hay mucha diferencia entre el público del norte y del sur?

-Me voy a plantear seguir viniendo al norte y lo digo con todo el dolor de mi corazón porque me encanta la gente de aquí, la historia, la geografía,etc. Pero noto un cambio abismal entre el norte y el sur.

-¿Más frío quizá?

-No, lo que pasa es que noto menos afluencia de público. No sé si a la gente de aquí le gusta o conecta menos con la música que hago. No conozco la razón, pero me entristece.

-Igual tiene que rapear en euskera...

-(Risas) Joder, hermano, todavía estoy aprendiendo inglés y no sabría rapear así que no me atrevería a destrozar esa lengua.

«A la industria sustentada en el modelo voraz y desalmado del capitalismo lo único que le importa es que los números funcionen»

-El año pasado dio una charla TED en la que comentaba que los jóvenes no están tan interesados en la cultura, pero sí son unos grandes consumidores de música y, sobre todo, de rap porque tiene un alto componente social. ¿Cree que ahora con el auge del trap se ha perdido ese componente social?

-No es que solo sea el trap, es que es la industria. A la industria sustentada en el modelo voraz y desalmado del capitalismo lo único que le importa es que los números funcionen y eso justifica casi cualquier cosa. Ahora lo que ocurre es que han descubierto que el trap tiene cierta autoridad y ha conseguido conquistar un sector de público importante y la industria empieza a darse cuenta de que genera dinero. Yo nunca he visto mal que se gane dinero con la música, lo que he visto mal es cambiar la música que quieres hacer para ganar dinero. ¿El trap ha perdido su componente social? Tampoco lo creo: lo que pasa es que ahora los chavales se dejan deslumbrar fácilmente por una generación que ha perdido ciertos valores que el rap cuidaba y mimaba.

-En esa misma charla también dijo que el rap se podía utilizar para enseñar poesía en la escuela. ¿Antes se debería eliminar esa imagen negativa que desgraciadamente tiene el rap?

-Toda mi generación estuvo luchando por deshacernos de ese estigma y ahora parece que la nueva generación no es que solo lo perpetúe sino que lo magnifica. Pero bueno, más allá de eso creo que de forma paralela y de forma muy fuerte mucha gente está legitimando el rap desde diferentes extractos: profesores, padres, organizadores,etc. Esto es lo que nos permite dar charlas y hacer diferentes acciones.

-Actualmente tiene dos libros de poesía en el mercado. ¿Sigue el mismo proceso de creación a la hora de realizar canciones y poesía?

-No, me cuesta mucho más hacer canciones porque los versos me salen de una manera más natural. Además la poesía no tiene la dictadura del ritmo.

-¿Cómo se identificaría: como rapero o poeta?

-Hermano, rapero siempre, respeto demasiado la poesía como para definirme como poeta.

-Ahora muchos raperos han publicado libros de poesía contemporánea. Su poesía es más clásica. ¿Cree que se está comercializando con ese tipo de poesía?

-Me remito a lo que he dicho anteriormente del capitalismo. Al final todo lo que vende se legitima. Es verdad que en la poesía, como en la música, siempre hay una faceta artística que hay que respetar. No me paro a juzgar la poesía de estos raperos, creo que casi todos los raperos que han hecho poesía son gente que, por lo que general, han respetado la palabra y la poesía. Con respecto al auge de la poesía creo que sí que ha surgido mucha poesía de garrafón, pero intento ser una persona bastante positiva y abierta y quiero pensar que incluso los malos poemas pueden despertar las mentes de los buenos lectores de poemas

-También le gusta mucho la literatura, ahora he visto que está leyendo a Fernando Aranburu. ¿Qué autores y qué tipo de novelas le gustan?

-Yo llegué a Fernando Aranburu de una manera bellísima y accidental y en esa falta de premeditación está la belleza: leí por casualidad en un artículo el primer capítulo de 'Autoretraro sin mí' y me fascinó tanto que fui a la librería y compré dos ejemplares. Pocas cosas contemporáneas he leído tan buenas como 'Autoretrato sin mí'. De este libro salto a 'Patria' que también me está gustando muchísimo. Leo cualquier cosa que me emocione y que esté bien escrita. Por destacar, me gusta mucho la novela negra, sobre todo Camilleri.

«Parecía que nos teníamos que comer PP un par de años más y eso era un drama»

-En la canción de su último disco 'La carta' hace una dura crítica social y política. Además en otra canción tiene una frase en la que dice «creo en la gente, no creo en las urnas ni en los votos». ¿Cómo ve la situación política actual?

-Cuando digo que creo en la gente es porque en esencia eso es lo único que realmente importa, ya que el poder reside en la gente, pero en la sociedad en la que vivimos es muy fácil manipular y distorsionar. A fin de cuentas no tenemos muchas más herramientas que las urnas y los votos. Acabamos de vivir algo totalmente imprevisto y a la vez mágico: que haya salido adelante una moción de censura y nos hayamos quitado al PP del Gobierno me parece increíble. Ni en mis mejores fantasías. Parecía que nos teníamos que comer PP un par de años más y eso era un drama. Para mí la situación catalana ha llegado al punto en el que está por la mala gestión del Gobierno central: seguramente si Podemos hubiera pactado con el PSOE hace dos años nos hubiéramos ahorrado esta mierda, pero bueno de forma mágica ha ocurrido esto. Hace unos años que los socialistas me desencantaron, pero les quiero dar un poco de margen y el beneficio de la duda. Espero que se derogue la ley mordaza y que se solucionen los temas de Hasel y Valtonyc, entre otros asuntos.

-¿Cómo está viviendo las condenas a prisión de Hasel y Valtonyc?

-Nunca he escuchado ni a Hasel ni a Valtonyc. A mi el rap de Hasel me parece bastante malo, pero hace mucho tiempo que se supone que vivimos en una sociedad con libertad de expresión y la libertad de expresión implica que se pueda decir cosas que quizás no te apetezca escuchar, pero estoy en mi derecho de decirlas. También te digo que se pueden decir las cosas de diferentes maneras sin ser, para mí, tan torpe. Pero bueno, ahora que estamos viviendo tiempo nuevos a ver que ocurre.

-Para finalizar, ¿qué proyectos nos puede adelantar?

-Estoy haciendo un disco a medias con Morgan, llevo bastantes letras escritas y Morgan no lleva ninguna (risas).