Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

'Mediterráneo', una banda sonora llena de luz

Giancarlo Bigazzi y Marco Falagiani son los autores de un tema vital y alegre con referencias constantes al syrtaki

'Mediterráneo', una banda sonora llena de luz
Anje Ribera
ANJE RIBERA

Muchas bandas sonoras tienen la costumbre de pasar desapercibidas, eclipsadas por la película de la que forman parte. Pero este no es el caso, a pesar de que el filme es precioso, tierno, absolutamente delicioso... con una fotografía muy evocadora. 'Mediterráneo', dirigida por Grabiele Salvatores en 1991, estaba arropada por sonidos extraordinarios nacidos de la creatividad de los compositores Giancarlo Bigazzi y Marco Falagiani, y basados en la música popular helena, con referencias constantes al syrtaki.

Si las imágenes de la pequeña isla griega de Kastellorizo invitan a coger el primer barco que te lleve a ella, la música te pone ya a pie de puerto para encaminarte hacia el Egeo, donde el tiempo se detiene entre aceitunas y baños en sus aguas turquesas, con el único trabajo de mantenerse vivo y soñar. Aunque la película trata de la Segunda Guerra Mundial, realmente es antibélica y, sobre todo, optimista. La historia de un puñado de soldados italianos que se quedan incomunicados en la isla griega que habían ocupado y que, mientras esperan a que lleguen noticias del frente, confraternizan con los lugareños, obtuvo el reconocimiento del público y hasta de Hollywood, que le premió con el Oscar a la mejor película extranjera.

La banda sonora es vital y alegre, como la luz del Mediterráneo. Ideal para adornar un estudio sociológico de hora y media, una hermosa fábula sobre el hombre y sus utopías en el seno de una Arcadia. Interpretada por dall'Ensemble Micrologus, la música bebe de la inspiración colectiva de un grupo de creadores que, siguiendo la estela de Ennio Morricone o Umiliani, llevaron al mundo de las composiciones para el cine a su momento más álgido.

El florentino Giancarlo Bigazzi es uno de los autores, productores y letristas musicales más prestigiosos de la música italiana de las últimas cinco décadas. Comenzó su carrera en los años sesenta del pasado siglo, pero fue en los setenta cuando realmente le sonrió el éxito gracias a sus composiciones cantadas por Massimo Ranieri, Gianni Bella, Umberto Tozzi, Raf o Masini Marco, que constituyeron grandes hits internacionales. Luego alternó sus obras de pop con su incursión en las bandas sonoras cinematográficas.

Marco Falagiani es un director de orquesta, productor y autor que ha desarrollado gran parte de su carrera de la mano de Bigazzi, con el que ha participado en dotar a varias generaciones de cantantes italianos de los temas que les hicieron populares. Últimamente también se ha lanzado a las bandas sonoras, donde tiene una producción no muy prolífica pero sí selecta.