Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

La casquería sonora de Neil Young

Portada de 'Arc'./
Portada de 'Arc'.
CARLOS BENITO

Masami Akita, más conocido como Merzbow, es seguramente la figura más conocida del noise japonés, una de las escenas más extremas del mundo. Y siempre ha dicho que su impulso para ponerse a crear fue la excitación y el impacto sonoro de los conciertos de rock, pero no en toda su extensión: lo que le gustaba de verdad eran los finales de las canciones, cuando los grupos se desmelenaban y se dejaban arrastrar por el ruido, en una especie de despiadado holocausto que ya no respondía a los códigos formales del rock. Frente a ese monumento de decibelios e improvisación, sostiene el bueno de Akita, las composiciones en sí parecen timoratas, inofensivas, insulsas.