Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Amy Adams, el esplendor de eterna candidata

La cinco veces candidata al Oscar tiene su primer papel de estrella en televisión gracias a la adaptación de 'Heridas abiertas'

Amy Adams durante la promoción de 'Encantada' (2007)./
Amy Adams durante la promoción de 'Encantada' (2007).
Borja Crespo
BORJA CRESPO

Las pelirrojas arrasan en Hollywood. No es nada nuevo, ya desde el reinado de Rita Hayworth es de dominio popular que una melena roja añade carisma frente a las cámaras. En la actualidad, nombres como el de Jessica Chastain, Julianne Moore, Bryce Dallas Howard o Isabelle Huppert confirman cómo detrás de un pelo color cobrizo, de lo más cinematográfico, hay grandes actrices, capaces de defender todo tipo de papeles, con una filmografía férrea a sus espaldas.

Amy Adams también nos viene a la cabeza a la hora de engrosar este sensacional dream team carmesí, a pesar de ser rubia natural. ¿La razón? Apuesta por el cabello rojizo en su magnética imagen habitual. De probado talento y look inconfundible, su virtuosismo y profesionalidad para afrontar roles diversos ha quedado patente estos días con el lanzamiento de la aplaudida serie 'Heridas abiertas', disponible en HBO. Calificada como una de las mejores de la temporada, nos permite repasar la trayectoria de la artista estadounidense, nacida en Italia en 1974.

Adams saltó a la fama gracias a una nominación a los Oscar como actriz de reparto por su trabajo en 'Junebug', de Phil Morrison, producción independiente estrenada en el Festival de Cine de Sundance en 2005, donde se llevó el Premio Especial del Jurado a la mejor interpretación. También le ha dado al cine comercial en títulos como 'Encantada', de Kevin Lima, o 'La guerra de Charlie Wilson', de Mike Nichols, donde compartía la gran pantalla con Tom Hanks, Julia Roberts y Philip Seymour Hoffman. Con este último y Meryl Streep rodó 'La duda' en 2008, con dirección de John Patrick Shanley.

Se ha dejado ver en televisión, en series con tirón como 'The Office' y 'El ala oeste de la Casa Blanca'. Filmes como 'Pasado de vueltas' o 'Atrápame si puedes' también figuran en su carrera, pero en los últimos tiempos está dando pasos de gigante con cada proyecto en el que participa como actriz principal. Firmó dos muestras de su poderío en 2016, 'La llegada' y 'Animales nocturnos', junto a un blockbuster como 'Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia'.

Ya se puso con anterioridad en el papel de la periodista del Daily Planet, Lois Lane, testigo de las hazañas de 'El Hombre de Acero' (Zack Snyder, 2013). «Lois, como muchísimos periodistas, está centrada total y exclusivamente en la historia en la que trabaja», relataba sobre su personaje, basado en el conocido cómic. «Busca la verdad con tanto ahínco que ha dejado de preocuparse por su propia seguridad. No tiene miedo a nada y ha acabado enganchada al trabajo, con el juicio totalmente nublado y totalmente ajena a las personas reales que protagonizan sus historias».

Como Lois Lane, Adams también parece workaholic, alternando proyectos entre la pequeña y la gran pantalla, con espíritu de autor u olfato comercial. Dejó huella en el espectador con el emotivo personaje que encarna en 'La llegada', película sorpresa en el festival de Sitges en su año de estreno. Tuvo una acogida excelente, por encima de la media en el evento especializado, al igual que a su paso por el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Amy Adams en 'La llegada' (2016) que le valió su séptima y última nominaciones a los Globos de Oro.
Amy Adams en 'La llegada' (2016) que le valió su séptima y última nominaciones a los Globos de Oro.

Con 'Encuentros en la Tercera Fase' en mente, al indudable atractivo de su argumento, una visita extraterrestre cuyas verdaderas intenciones se desconocen, se unían la avalancha de excelentes críticas y la garantía de un director en alza detrás de la cámara, el canadiense Denis Villeneuve, de carrera meteórica tras el estreno de la secuela del clásico de la ciencia ficción 'Blade Runner'.

La premisa de partida de 'La llegada' es la aparición de unas misteriosas naves espaciales por todo el planeta. Nadie sabe si nos visitan en son de paz o con aviesas intenciones. Los mandos militares convocan a un equipo de élite al que pertenece una experta lingüista, interpretada por Adams, que tiene extraños flashes que pueden desvelar el misterio. ¿Son los alienígenas una amenaza? El grupo de expertos se esfuerza contrarreloj en comunicarse con los inesperados visitantes mientras la humanidad parece ir encaminada hacia una guerra mundial.

Jeremy Renner y Forest Whitaker completaban el reparto principal de un filme basado en el relato corto 'The Story of Your Life', escrito por Ted Chiang, ganador de los reconocidos premios de ciencia ficción Hugo y Nebula.

Adams, Ford, Burton y Jonze

'Animales nocturnos' también gozó de excelentes comentarios, caminando por otros derroteros, incapaz de dejar indiferente al público. La última propuesta de Tom Ford, artífice de la igualmente aclamada 'Un hombre soltero', proponía una exploración de la delgada línea entre el amor y la crueldad, la venganza y la redención, a través de la historia de una mujer que rehace su vida con otro hombre tras separarse de su marido. La recepción de un paquete, concretamente un libro escrito por su ex, le hace replantearse su existencia.

Un relato, adaptación de la novela 'Tres noches', escrita en 1993 por Austin Wright, que «advierte sobre la necesidad de adaptarnos a nuestras elecciones y a las consecuencias que puedan tener las decisiones que tomamos», según palabras del propio director. «En una cultura que es cada vez más desechable, donde todo, incluso las relaciones, es de usar y tirar, esta película es una historia de lealtad, dedicación y amor. Habla del aislamiento que todos sentimos y de la importancia de valorar las conexiones personales que nos apoyan en la vida».

Amy Adams en tres películas icónicas en su filmgrafía: 'La gran estafa americana' (2013), Julia & Julia (2009) y 'Big Eyes' (2014).

'Animales nocturnos' y 'La llegada' destacaron por méritos propios en la cartelera, al igual que la poderosa 'The Master' (2012), de Paul Thomas Anderson, un golpe a la Iglesia de la Cienciología, con el genial Philip Seymour Hoffman mostrando su increíble saber estar y un sensacional Joaquin Phoenix acompañando a Amy.

Ese mismo año colaboró en la adaptación de 'En la carretera', el libro de Jack Kerouac, con la batuta de Walter Salles, y en 'Golpe de efecto', de Robert Lorenz, donde Adams daba la réplica al mismísimo Clint Eastwood en la piel de su hija. El veterano actor, un cazatalentos del béisbol venido a menos en la ficción, pedía sopitas a regañadientes a su niña, miembro de un brillante bufete de abogados, tras verse devorado por el conflicto.

En 2014 Tim Burton contó con ella en 'Big eyes', la historia real de Walter Keane, interpretado por el inmenso Christoph Waltz, uno de los pintores de mayor éxito en los años 50 y principios de los 60. Su fama tenía truco, sus cuadros únicamente llevaban su firma. La verdadera autora era su esposa Margaret, papel que desempeña a las mil maravillas Amy Adams.

La crítica

'Big eyes' explora, de un modo amable, el lado oscuro y turbulento del mundo del arte. La nominada al Óscar en cinco ocasiones Amy Adams no se vio preparada para aceptar su rol de buenas a primeras. «Me pareció muy interesante, pero me encontraba en un momento en que me interesaba interpretar a personajes muy seguros y no tenía muy claro cómo abordar a Margaret», explicaba en su día. Cuando leyó el guión por segunda vez, un tiempo más tarde, cambió de opinión. «Entonces ya era madre y tenía una perspectiva completamente distinta del personaje y lo entendí. No era una cuestión de falta de confianza. Me atrajo la historia desde el principio, pero al final fue Margaret lo que me realmente me llamó. Margaret es complicada, como la mayoría de las personas. Es sin duda un poco más tímida, y muy modesta. Esa es una de sus cualidades que creo que permitió que se dejara manipular».

Adams se documentó exhaustivamente en 'Big Eyes'. Se reunió con Margaret Keane para conocer a la persona real a la que iba a interpretar. No necesitó tanta preparación en sus inicios, apareciendo casi testimonialmente en delirios de serie B como la despendolada 'Psycho Beach Party' (2000).

La terrible segunda entrega de 'Crueles intenciones 2' figura en sus comienzos, al lado de comedias como 'Muérete, bonita' o 'Colgado de Sara'. Afortunadamente, 'Boda a la vista!', o 'El día de la boda' no lograron encasillarla.

Una rareza, 'Sunshine Cleaning' (2008), la historia de dos hermanas que recuperan su autoestima tomándose muy en serio un trabajo inusual, limpiar escenarios de crímenes, hasta el punto de ejercer, en cierto sentido, de apoyo moral a algunas personas en momentos tan trágicos como son los posteriores a un asesinato, al margen de darle a la bayeta con fruición y eliminar la sangre de todo recoveco.

Cerramos destacando 'The Fighter', de David O´ Russell, con fecha en 2010, una estimable cinta de boxeo donde Amy compartía créditos con Mark Wahlberg y Christian Bale, nada más y nada menos. Con el mismo director repitió en la coral 'La gran estafa americana' en 2013, consiguiendo una nominación al Oscar como Mejor Actriz, eclipsando a sus compañeros de casting. Fue el año de 'Her', de Spike Jonze, donde también se dejaba ver.