Sigue el empate entre Navarra Suma y los socialistas

Sigue el empate entre Navarra Suma y los socialistas

EL CORREO

Sin cambios en la Comunidad Foral en el ecuador de la campaña electoral y a una semana de las votaciones. El equilibrio de fuerzas se mantiene estable y el reparto de escaños continúa igual que a mediados de marzo, cuando se realizó la anterior oleada de la encuesta. Los resultados volverían a demostrar la pluralidad y la fragmentación política que se vive en Navarra, con un empate a dos diputados entre los socialistas y la nueva coalición de centro derecha, Navarra Suma, formada por UPN, PP y Ciudadanos. El quinto diputado en juego iría para Podemos.

Hace tres años, en los anteriores comicios generales, la victoria en las urnas por un escaso margen fue para la alianza UPN-PP, que acordaron ir juntos a los comicios solo un año después de que Uxue Barkos, al frente de la coalición nacionalista Geroa Bai, se hiciese con la Presidencia regional. La segunda posición fue para la formación morada, con otros dos escaños. El último asiento en la Carrera de San Jerónimo fue para los socialistas.

Los datos que pueden salir de las urnas este domingo ofrecerían un escenario igual de abierto, aunque con cambios en la lucha por el primer puesto, en donde el PSN y Podemos intercambiarían sus puestos con respecto a 2016.

La novedosa alianza creada a principios de marzo entre UPN, PP y Ciudadanos con el objetivo declarado de frenar al nacionalismo en esa comunidad, lograría su cometido. Como ya ocurriera hace tres años, Geroa Bai no lograría el suficiente respaldo en las urnas como para obtener un escaño en el Congreso. Tampoco EH Bildu conseguiría un acta por la Comunidad Foral y su decisión por situar de cabeza de cartel a la madre de uno de los condenados de Alsasua -Bel Pozueta- fracasaría.

En cambio, la arriesgada apuesta de UPN, formación regionalista defensora del régimen foral, de ir en coalición con Cs -partido crítico con el Convenio- sí tendría éxito.

El segundo puesto sería para los socialistas, que también aprovechan la ola a favor del PSOE que recorre toda España y que mejorarían los números de 2016. Podemos perdería terreno, pero dada la crisis interna -casi está partido por la mitad- lograr un diputado podría interpretarse como un triunfo.

Más información