Audi Q7, fortaleza dinámica

Audi Q7, fortaleza dinámica

Mayor tecnología con sistema antibalanceo, suspensión neumática y dirección a las cuatro ruedas

El Audi Q7 se renueva. Pequeños cambios en el diseño y mayor dinamismo con sistema antibalanceo activo, suspensión neumática y dirección a las cuatro ruedas. Además, hibridación Mild Hybrid, instrumentación digital y faros opcionales HD Matrix con iluminación láser. El nuevo modelo llega a mediados de septiembre.

La carrocería muestra elementos del actual lenguaje de diseño de Audi. Es el caso de la parrilla octogonal, con seis barras verticales cromadas como estructura, y debajo las dos entradas de aire en dos secciones reflejan un aspecto mucho más expresivo. En la parte posterior, con superficies tensas y planas que se extienden de lado a lado y una banda cromada conecta los grupos ópticos.

Las dimensiones crecen ligeramente, y ahora es 11 milímetros más largo hasta alcanzar los 5,063 metros. En la versión de cinco plazas, y en función de la posición de la segunda fila de asientos, el espacio para equipajes ofrece entre 865 y 2.050 litros de capacidad, en este último caso con piso de carga plano. El portón trasero eléctrico es de serie.

Las cualidades dinámicas del imponente Audi Q7 mejoran con la estabilización activa antibalanceo, disponible como opción. Las barras estabilizadoras ajustables reducen el movimiento de la carrocería, tanto al circular por carreteras con firme irregular como en los virajes más cerrados en conducción deportiva.

La dirección integral a las cuatro ruedas también es opcional. A baja velocidad, las ruedas traseras giran hasta 5º en dirección opuesta a las delanteras y en el mismo sentido al aumentar el ritmo de marcha en autovía o autopista.

Como es norma, cuenta con tracción integral quattro, y el sistema permite regular la distancia al suelo para rodar por malos caminos. El modo de conducción «offroad» puede seleccionarse entre los siete disponibles en el Audi drive select.

Gama de motores

En la gama de motores, se ofrecerán dos versiones diésel y un gasolina, a la que se unirá una variante híbrida enchufable. La tecnología Mild Hybrid de serie puede reducir el consumo hasta 0,7 litros cada 100 kilómetros. Su componente principal alimenta un sistema eléctrico principal de 48 voltios, en el que una compacta batería de iones de litio almacena la energía. En las frenadas, se puede recuperar hasta 8 kW.

Si el conductor levanta el pie del acelerador a velocidades entre 55 y 160 km/h, el Q7 puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia con el motor apagado hasta 40 segundos; el dispositivo vuelve a arrancar el motor en cuanto se pisa de nuevo el acelerador. El sistema de parada y arranque funciona por sí solo a velocidades inferiores a 22 km/h.

Los sistemas de asistencia agrupa funciones de control de crucero adaptativo, asistente de conducción en atascos y de permanencia en el carril; en combinación con el asistente de eficiencia, frena y acelera el vehículo según las condiciones del tráfico. También es nuevo el Audi emergency assist, que detiene el vehículo e inicia las medidas de protección si detecta que el conductor está inactivo.

El sistema MMI Navegación plus proporciona una conectividad superior. Incluye el estándar de conexión LTE Advanced (5G), un punto wifi, sistema de control por voz y la gama de servicios de Audi connect. Además, información online sobre tráfico, radio híbrida y la navegación con Google Earth. También es nuevo el servicio de voz Alexa de Amazon basado en la nube, integrado en el sistema operativo MMI.

En cuanto al servicio Car-to-X de información de semáforos, se está implementando en algunas ciudades europeas. Este sistema conecta la infraestructura urbana con el vehículo, para recibir información desde el ordenador central que controla los semáforos a través de un servidor, de modo que el conductor puede elegir una velocidad que optimice su marcha para llegar al siguiente semáforo en verde.