McLaren pide perdón a Fernando Alonso

Fernando Alonso en abril pasado, durante unas pruebas en el circuito Sakhir de Baréin. /AFP
Fernando Alonso en abril pasado, durante unas pruebas en el circuito Sakhir de Baréin. / AFP

«No te hemos dado un coche lo suficientemente rápido», reconoce el director deportivo tras el fiasco de quedar fuera de Indianápolis

JAVIER VARELA

Fue un aldabonazo entre los aficionados al automovilismo. Un fracaso tan estrepitoso el que Fernando Alonso no pudiera pasar el pasado domingo el corte y quedara eliminado para disputar las 500 Millas de Indianápolis -el próximo 26 de mayo- que su escudería McLaren se sintió en la necesidad de pedirle perdón por no haberle proporcionado un prototipo a la altura de la Indy Car. «Quiero pedirte disculpas por no darte un coche suficientemente rápido», declaró Gil Ferrán, director deportivo de McLaren, con Fernando Alonso a su lado. «Has conducido como el campeón que eres en estos tres días tan tensos y difíciles; no podíamos haberte pedido nada más. Lo siento, tío, eres un piloto increíble».

McLaren vivió este domingo una jornada aciaga, tras el 'Bump Day', la fase de clasificación en Indianápolis, y sobrellevó como pudo los reproches por su fiasco en una prueba que para Alonso representaba la oportunidad de conseguir la Triple Corona'. Es decir, el reconocimiento no oficial que reciben quienes ganan el Gran Premio de Mónaco o el Mundial de Fórmula 1; las 24 horas de Le Mans y las 500 Millas, único triunfo que le falta al asturiano.

Incapacidad y soberbia

Al final, lo que ha cosechado Alonso el pasado fin de semana es uno de los mayores ridículos de su trayectoria, aunque McLaren es que mereció todos los reproches. Por todas partes, la sensación generalizada era que la escudería tuvo la culpa de que Alonso no vaya pilotar por segunda vez por el óvalo más famoso del mundo (su primera actuación en Indianápolis fue en 2017 y quedó el 24). Incapacidad, soberbia y falta de preparación fueron algunos términos repetidos por la prensa.

El 'IndyStar', uno de los rotativos más importantes de Indianápolis, fue contundente. 'La incompetencia deja a Alonso fuera de la Indy 500', tituló Gregg Doyel, un columnista estrella del diario. «La inscripción de Alonso en la Indy 500 de 2019 (...) se anunció hace siete meses, pero parece que su equipo no se lo tomó tan en serio como deberían».

Alonso tiene mucho que reflexionar. En menos de un mes volverá a disputar las 24 horas de Le Mans con Toyota, con la que se proclamará (salvo susto) campeón del mundo de Resistencia. Más allá no hay nada cerrado, sólo una vinculación con McLaren que, después de Indianápolis, puede saltar por los aires. «Al menos lo he intentado», trató de consolarse el asturiano. «Prefiero estar aquí que no ser uno de esos millones y millones de personas que lo ven (la carrera) por televisión».

Muy enfadado y a punto de estallar, Alonso no veía nada claro el futuro. «Es difícil hacer ninguna promesa», confesó. «Es demasiado pronto para tomar decisiones. Ni siquiera sé lo que haré después de Le Mans y de terminar mi programa en el Mundial de Resistencia, y quería tener 2020 abierto porque no sé exactamente qué oportunidades puedo tener el año próximo en competición. Hasta que no sepa el programa, no puedo prometer o tener ninguna idea en mente».