Hyundai Tucson, la evolución del diseño

Hyundai Tucson, la evolución del diseño

La marca coreana vuelve a recuperar la denominación de Tucson para el nuevo todoterreno fabricado en Europa. Se presenta en el próximo Salón de Ginebra

REDACCIÓN

El Grupo Hyundai sorprende con cada coche nuevo que presenta. El escalón cualitativo que se produce con la llegada incluso de la remodelación de un modelo ya conocido, el fabricante se ha hecho merecedor de que es quizá, en una categoría de marcas menos conocidas, el que más ha evolucionado tecnológicamente en menos tiempo. El nuevo Hyundai Tucson es otro claro ejemplo, además con un diseño bien llamativo que le hace parecer de mayor tamaño.

Porque además de la calidad, la marca apuesta, y de qué manera, por el diseño. Uno de los artífices del éxito es Peter Schreyer. El diseñador alemán, fichado por el grupo coreano, responsable hace unos años de coches como el Audi TT, está consiguiendo poco menos que una revolución. Por un lado, gestiona los equipos de estilo que tanto Hyundai como Kia tienen en California, Europa y Corea, y la evolución de un boceto original no se trunca en el último momento como sí podría ocurrir cuando él no estaba.

Por otro, es uno de los ejecutivos europeos con mayor éxito dentro del organigrama, sabe plasmar y gestionar a la perfección el encargo de sus jefes y es probablemente el único responsable de departamento no coreano que alcanza el puesto de presidente, independientemente de que vaya siempre vestido de negro.

Si en el caso de Kia, Schreyer diseñó una calandra delantera específica que es con el paso de los años común en todos los coches nuevos, ha hecho lo mismo en Hyundai. En la parte delantera del nuevo Tucson destaca la rejilla hexagonal, que será la base de los futuros modelos de la marca.

La calandra del nuevo Tucson, con tres barras gruesas cromadas, enlaza con los faros led y proyecta una imagen impactante. Debajo, la forma de ala del paragolpes delantero, que incorpora las luces de posición diurnas led, enfatiza ese frontal agresivo y le proporciona una imagen mayor de lo que en realidad es.

Visto de perfil se aprecia una acentuada línea que parte desde el paso de rueda delantero y termina en el piloto posterior; además forma una especie de "Z" con una segunda línea mucho más pequeña que nace en el asidero de la puerta trasera y acaba en la parte central del grupo óptico. En la parte trasera, el diseño se caracteriza por líneas horizontales y se separa de forma clara el portón, que incluye el portamatrículas, de la parte más baja con el parachoques y la luz antiniebla.

En el interior presenta materiales de mayor calidad, de tacto suave, en todas las superficies del habitáculo. El cuadro de instrumentos se ha diseñado para que al conductor le resulte más fácil llegar de forma intuitiva a los distintos mandos. Según la versión, el nuevo Tucson incluye asientos delanteros con calefacción y ventilación, con revestimientos más grandes para una mejor sujeción y comodidad. Un portón trasero que se abre al acercar el llavero y un sistema de asistencia al aparcamiento con función para aparcamiento en línea y en batería aumentan la facilidad de uso.

El Hyundai Tucson incorpora un nuevo chasis, con una generosa batalla de 2,67 metros que va a permitir un buen espacio en el habitáculo y se anuncia un volumen de 513 litros para el maletero en posición normal de los asientos posteriores, una notable capacidad para un vehículo de 4,47 metros de longitud.

Las últimas tecnologías para la mejora de la seguridad en la conducción se ofrecen en el Tucson. Es el caso del sistema de frenado de emergencia autónomo, la alerta de cambio de carril, que corrige la dirección para evitar una salida del camino marcado no deseada y la alerta de tráfico trasero que utiliza el radar para explorar un área de 180º por detrás del vehículo, alertando al conductor de cualquier tráfico que se acerque.

Además, el sistema de detección de puntos ciegos ayuda a controlar el tráfico en las zonas del ángulo muerto, mientras que la función de información del límite de velocidad en las señales de limitación recuerda al conductor si circula más deprisa. El sistema de capó activo levanta el capó del vehículo para amortiguar el impacto en una colisión frontal con un peatón o un ciclista.

La gama de motores del Hyundai Tucson incluye dos propulsores de gasolina de inyección directa de 135 CV y 176 CV, ambos con una cilindrada de 1.6 litros. En diésel la oferta se amplía a un 1.700 de 115 CV y un dos litros en dos variantes de 136 CV o 184 CV. El nuevo motor de gasolina T-GDI de 1,6 litros con turbocompresor de 176 CV se combina con un cambio manual de seis velocidades o la nueva transmisión de doble embrague de siete velocidades.

El nuevo Tucson, que se presenta en el Salón de Ginebra, se pondrá a la venta en Europa durante la segunda mitad del año.