Ford Fiesta ST, en una mina de sal a 400 metros bajo tierra