Consejos para que los niños viajen seguros al colegio

Consejos para que los niños viajen seguros al colegio

La AESVI ofrece recomendaciones para reducir el riesgo de sufrir un accidente en los trayectos escolares

JAVIER GUTIÉRREZ

Una de las máximas preocupaciones de cualquier familia es que sus hijos estén protegidos. Aquellos momentos en los que deben desplazarse bien en coche, bien en transporte público, son algunos de los que más riesgos conllevan por lo que la Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil (AESVI) acaba de lanzar una serie de consejos para los millones de trayectos escolares que se realizan a diario. El objetivo es claro. Reducir el riesgo de sufrir un accidente en los itinerarios a la escuela o colegio partiendo de la base de circular con precaución y seguridad, ya sea como pasajero de un vehículo, peatón o usuario de bicicleta.

Como peatones…

Lo primero y más importante: debemos conocer la ruta, evaluar los riesgos y enseñar a los pequeños la importancia de ir con tiempo y vigilar el tráfico en todo momento. La mejor forma de cruzar de manera segura es hacerlo siempre por las zonas habilitadas, esperando siempre a que los coches se hayan detenido, mirar antes de cruzar, primero a la izquierda, luego a la derecha y de nuevo a la izquierda. Caminar siempre por la acera, y si no hay acera, hacerlo a lo largo del borde de la carretera utilizando, si es posible, elementos que nos hagan ser visibles a distancia.

En los desplazamientos en transporte escolar…

Subir o bajar del autocar es el momento que presenta más peligro. El niño no debe pasar por delante o detrás del vehículo para evitar situaciones de riesgo. Hay que respetar las zonas de parada, ir con tiempo suficiente, enseñar al niño a subir o bajar de forma ordenada, y sin empujar a otros.

Durante el recorrido, los niños deben permanecer sentados en su asiento con el sistema de retención adaptado a sus necesidades y respetar las instrucciones de seguridad. Y en cuanto al resto de vehículos: no se debe adelantar al autobús escolar mientras deja o recoge a los niños en la parada.

En coche…

El pequeño debe ir siempre en un sistema de retención infantil, por corto que sea el trayecto; la operación de acceder al vehículo debe ser por el lado más seguro, el de la acera. El niño debe viajar sin prendas o elementos que eviten la correcta sujeción a la silla y nunca con la mochila puesta. El mejor sitio es el asiento central de las plazas traseras. Hay que cerciorarse de que al bajar del coche se realiza con seguridad. Ir con tiempo suficiente para evitar aparcar en segunda o tercera file les evitará tener que pasar entre coches con el consiguiente riesgo.

Y en el caso de ir en moto, hay que consultar las limitaciones según la edad y siempre con casco de tamaño adecuado.

Si van en bicicleta…

Es importante que los pequeños vayan con su casco y se hagan ver a través de elementos de iluminación y prendas reflectantes. La mochila no debe ir sobrecargada. Deben señalizar las maniobras, tener cuidado con el resto de peatones y circular con precaución. Es recomendable que los adultos les acompañen las primeras veces, para comprobar los puntos peligrosos, cruces y pasos de peatones. El colegio debe habilitar una zona para dejar la bicicleta.

Profesor de Educación Vial

AESVI recuerda la importancia de trabajar de forma conjunta para la mejora de la seguridad de los niños en los desplazamientos al colegio, disponer de policías locales en los accesos a los centros o pasos de peatones, personal delegado de seguridad vial en las zonas próximas o la creación de zonas seguras en los colegios, entre otras medidas. Una de las cuales sería la necesidad de que todos los colegios tuvieran la figura del profesor de Educación Vial, con dotación de materiales, capacidad para supervisar un plan de seguridad vial y con recursos para promover acciones y campañas de prevención dentro y fuera de las aulas.