Un verano «optimista» en la Nacional 1

El tráfico de vehículos ha aumentado con los meses de estío. /Avelino Gómez
El tráfico de vehículos ha aumentado con los meses de estío. / Avelino Gómez

Los negocios se muestran esperanzados y confían «recuperar» lo perdido meses atrás

SILVIA DE DIEGO

Primer verano con la AP-1 liberalizada, días puntuales de atascos en la autopista pero, ¿ cómo están resultando estos meses de estío para muchos de los establecimientos repartidos por la Nacional 1?. Lo cierto es que para la mayoría las expectativas eran mucho peores y los dueños de los negocios entrevistados por ELCORREO aseguran que «estos meses no está siendo malos aunque las cifras no son las mismas que las de otros años». Tras la liberalización de la AP-1 y meses duros como febrero o marzo la actividad parece que repunta y algunos esperan «recuperar» lo perdido.

Félix Rodríguez dueño del Hotel Restaurante El Molino en Pancorbo matiza que las semanas «están siendo a golpes» y aunque hay mucho tráfico por la autopista cada vez hay más gente por la nacional. Al frente del negocio desde octubre de 2018 y con varios meses especialmente duros tras la liberalización de la autopista se muestra positivo. En cuanto a personal contratado asegura que se mantiene la cifra incluso ha aumentado con motivo de la afluencia de turistas, camioneros y gente de paso en general durante estas semanas de verano siendo 10 las personas que forman parte de la plantilla actualmente. «Soy un privilegiado porque tengo una salida aquí y una entrada en Pancorbo. Hay gente que ha estado pidiendo la liberalización y ahora pide que les hagan salida de la autovía a sus negocios. Como dice un dicho quieren tener la suegra borracha y la bota llena. Enero y febrero han sido especialmente malos y ahora vuelve la actividad otra vez, esperamos que esto continúe así», matiza y recalca que pasará como en otros sitios y que los turistas volverán a apostar por la nacional, algo que de hecho, según su opinión ya está ocurriendo a falta de que las autoridades apuesten más por el turismo de toda la zona. «Esto está en el País Vasco y sería la bomba se promocionaría muchísimo más. Muchos son los que optan por no ir por la autopista por los atascos que se preparan», recalca.

Por su parte, Miguel Ángel del Hostal Restaurante Pancorbo asegura que, en su caso, la actividad sólo ha descendido en el bar con una disminución de afluencia y de ventas que se sitúa entorno al 30 o al 40%. «Menos actividad donde yo lo noto es en la cafetería, el resto es muy similar casi no estoy notando nada en el restaurante por ejemplo. Los lunes, martes y miércoles suelen ser más de transición y el resto de la semana se trabaja bien la verdad», subraya aunque reconoce que a pesar de que la gente se habitúe y elija la nacional «la actividad económica no volverá a ser la misma, el goteo continúo no va ser lo que era. Por aquí pasaban a diario más de 10.000 vehículos de los cuales más del 50% eran pesados».

Por su parte, desde la estación de servicio ubicada en la carteara también en Pancorbo, una de sus trabajadoras se muestra optimista con las cifras aunque menores que otros años. «Esperábamos que iba a ser mucho peor, sí que es cierto que hay más camionero extranjero que nacional y también turismos pero las cifras podían ser mucho peores», recalcan.

Volumen de tráfico

La situación que describen algunos de los negocios en Pancorbo no se corresponde con las opiniones de otros habitantes de localidades de esta vía y de localidades como Monasterio de Rodilla, un punto negro de la N-1. De hecho, algunos de sus vecinos se muestran alegres por el cambio experimentado a pesar de que para algunos negocios ha supuesto un duro golpe. «La cantidad de tráfico es muchísimo menor, algunos establecimientos dicen que se han hundido pero el cambio en general es para mejor, hemos mejorado nuestra calidad de vida en todos los aspectos».

El tráfico en la Nacional es mucho menor y en contraposición ha aumentado y mucho el de la AP-1, de hecho a lo largo de los últimos meses se han producido varios siniestros en la autopista liberalizada y también varios capítulos de atascos reseñables ante los que muchos ciudadanos piden un tercer carril.

En cuanto a volumen de tráfico de carreteras, la Dirección General de Tráfico realizaba hace unos días una estimación de cerca de 168.000 desplazamientos por la provincia desde el pasado miércoles hasta este domingo. A lo largo de todo el verano la Dirección General de Tráfico pondrá especial atención a la N-I y la AP-1, que afrontan su primer verano con la autopista liberalizada. La AP-1 llegará, en determinados momentos, al tope de su capacidad y eso generará problemas, no solo de saturación y retenciones. La celebración de fiestas obligará a intensificar los controles de alcohol y drogas, para evitar que la gente coja el volante bajo los efectos de cualquier tipo de sustancia.