Valoran en 18.000 euros el daño para Vía Norte por no haberse reformado el bar de las piscinas

Actuales instalaciones del bar de verano de las piscinas de Anduva. /A. G.
Actuales instalaciones del bar de verano de las piscinas de Anduva. / A. G.

El Ayuntamiento confía en que la obra de la instalación pueda ser una realidad para el 1 de diciembre

CRISTINA ORTIZ

El Ayuntamiento reconoce la existencia de un perjuicio económico para la Vía Norte, empresa adjudicataria de la gestión de los bares del polideportivo, por no haber cumplido la administración local con el compromiso de tener lista la reforma del establecimiento de cara al inicio de la temporada estival, para el 1 de junio.Así se lo ha hecho saber a la concesionaria, con quien se ha reunido en varias ocasiones para tratar de alcanzar un acuerdo.

Encuentros en los que también se ha puesto sobre la mesa la cuantía económica en la que la administración local valora el perjuicio causado: 18.000 euros. Una cifra alejada de los 71.000 euros que reclamaba Vía Norte a la hora de computar tanto lo que iba a dejar de ganar por no tener unas instalaciones renovadas y de mayor tamaño y por tener que hacer frente al pago del alquiler de una carpa para compensar la falta de ese espacio cerrado.

En su «valoración objetiva» sobre los perjuicios causados, el Ayuntamiento ha concluido que el importe asciende a esos 18.000 euros. El reconocimiento de ese daño así como de la responsabilidad municipal de abono figura en el expediente que en la próxima semana se prevé que vaya a una Junta de Gobierno Local para su aprobación.

A partir de ahí será decisión de Vía Norte si se «aquieta a la resolución del Ayuntamiento y espera al percibo de la cantidad o recurre por disconformidad», explicó el primer teniente de alcalde, Miguel Ángel Adrián. Si bien, apuntó que él mismo ha mantenido varias reuniones con la empresa concesionaria en las que «más o menos hemos acercado posturas. Creo que con la resolución del Ayuntamiento va a haber conformidad».

Ese dinero que aportará la administración local serviría para compensar la cuantía dejada de percibir por la empresa por las comidas que no se pudieron dar a distintas cuadrillas en San Juan del Monte y también para sufragar una parte del coste del alquiler de la carpa. De unos 148 metros cuadrados –que será los que tengan el bar tras la reforma– de los 300 que tiene esa instalación portátil.

Dentro de 15 días el equipo de Gobierno confía en poder aprobar el pliego de licitación con los nuevos precios, confiando en que se consideren suficientes por las empresas constructoras de cara a que cuanto antes se pueda adjudicar la reforma y ésta pueda estar lista para el 1 de diciembre. Esa es la nueva planificación con la que se trabaja desde el Ayuntamiento. «Va a haber tiempo suficiente para que cualquier empresa que licite y se adjudique la obra la pueda realizar», concluyó.

Menos claro está qué va a pasar con el proyecto para cubrir la pista de petanca y que también ha quedado desierto. La cuantía presupuestaria fijada para acometer la obra estaba situada en 100.000 euros y nadie se ha interesado por hacerla por ese importe.

Esta situación ha llevado al equipo de Gobierno a declarar formalmente desierto el proceso de licitación. Pero en lugar de cambiar el importe y volver a aprobar el pliego, como se va a hacer con el bar de la piscina, no está decidido cómo se va a proceder. «Va a tener un recorrido algo más largo, desafortunadamente», reconoció Adrián.

Y es que, en principio, se ha comprobado que la cantidad marcada dentro del acuerdo para la aprobación de los presupuestos de 2018 con Ganemos es «harto insuficiente». Por tanto el Ayuntamiento va a valorar si se opta por modificar el proyecto o se cambia el precio de las unidades de obra. En cualquier caso, «prácticamente con seguridad, en este ejercicio no se va a realizar».

El diseño planteaba crear una estructura que puede considerarse híbrida o mixta, con una parte metálica y otra textil, que conforma una cubierta totalmente exenta, con una superficie en planta de 20 metros por 15,5 entre sus ejes de apoyo. El «esqueleto» metálico, tal y como se recogía en la propuesta, estaba formado por diez pórticos en el sentido del lado mayor, con dintel curvo, que cruza las pistas de juego y se prolonga hacia el exterior con unos voladizos de 2,5 metros, pensados para proteger también al público que acuda a la zona.