Urbico y PCM ya pueden empezar a levantar sus instalaciones en Ircio

Vista general del polígono de Ircio en la que se pueden ver las dos actividades ya en funcionamiento, Aciturri y Stinser. /A. G.
Vista general del polígono de Ircio en la que se pueden ver las dos actividades ya en funcionamiento, Aciturri y Stinser. / A. G.

La firma de construcción ha adquirido una parcela de 3.000 metros cuadrados y PCM dos que suman más de 5.500

CRISTINA ORTIZ

Son muchas las parcelas que tienen dueño, aunque sean muy pocas –de momento, solo dos– las que tienen actividad en el polígono de Ircio, donde en el corto espacio de tiempo se espera ver varias máquinas trabajando para dar forma a proyectos que ya tienen licencia municipal de obras. Esta misma semana la ha recibido Urbico, firma mirandesa de construcción que ha optado por ese emplazamiento para ampliar sus instalaciones en la ciudad.

Un decisión que tomó mucho tiempo atrás, porque fue en marzo de 2017 cuando se cerró la venta de una parcela de 3.000 metros cuadrados (15.03), aunque hasta ahora no se haya dado a conocer. Sobre ese terreno está previsto que levante una nave de 2.400 metros, calculada para dar respuesta a su proceso de crecimiento en el que está inmersa.

Al mismo tiempo ha llegado la autorización para construir solicitada por Plegados y Cubiertas Miranda, una empresa dedicada al diseño, fabricación, producción y transformación de materiales técnicos férreos, curvados, plegados y actividades afines, que viene desarrollando su actividad en el polígono de Bayas, en unas instalaciones que se le han quedado pequeñas y que cambiará por unas nuevas de unos 2.400 metros de una nave levantada sobre parte de las dos parcelas (la 15.04 y la 15.09) que suman 5.575 y que adquirió en noviembre de 2017. Ha pasado año y medio desde ese momento.

Las escrituras de se firmaron el 6 de julio del pasado año y es ahora cuando empieza a correr el plazo para ejecutarlo, una vez obtenida una licencia municipal que fija un plazo de seis meses para poder empezar. Mientras, tratan de cumplir con su plan de crecimiento, captando nuevos proyectos y clientes, desde los locales actuales de Bayas, donde se han incorporado ya algunos nuevos trabajadores de la docena que se estimaba poder crear inicialmente.

«Las instalaciones van a tener mayor potencial, con lo que van a poder atender más pedidos y contar con más personal», valoró el responsable de la oficina municipal Miranda Empresas, Roberto Martínez de Salinas, que valoró también el hecho de que haya optado PCM por adquirir suelo que le permita seguir creciendo aún más en un futuro si le hiciera falta.

A estas dos firmas locales está previsto que se sume otra, también con sede en la ciudad, que recibirá licencia de obras en la Junta de Gobierno Local de la próxima semana para empezar a construir en Ircio. Se trata de Termopiedra, ahora en el Camino de la Narra, que en enero de 2018 firmó la compra de 3.000 metros cuadrados (la parcela 15.02), con la intención de levantar ahí unas instalaciones de unos 1.000 metros que, además, le servirán de escaparate para mostrar qué se puede hacer con su material y cuáles son los resultados.

Aunque la empresa esté apostando también por internacionalizar su actividad y salir al extranjero a vender sus productos, para lo que ha iniciado ya la contratación de personal que pueda avanzar en ese plan que, inicialmente, estimaba un aumento de plantilla de unos 10 trabajadores.

«Es muy importante cuidar lo local y poder garantizar a esas empresas las mejores condiciones posibles para crecer. A éstas se les ha quedado pequeño el lugar donde están ahora y han encontrado en Ircio una salida muy óptima», recalcó Martínez de Salinas.

Y es que no hay que olvidar que de todas las empresas que han comprado suelo en Ircio, una de cada tres son de Miranda. Las otras dos que llegarán lo harán de fuera.

Por otro lado,

l proyecto para que SEUR desembarque en Ircio también sigue avanzando. De momento, la solicitud de licencia ambiental ya ha sido enviada para su publicación en el boletín. El anuncio marcará el inicio de un plazo de 20 días de exposición pública para que se puedan presentar alegaciones. Si hubiera alguna tocaría estudiarlas y emitir un informe. Después, será la Junta de Gobierno Local la que tenga que resolver esa licencia y la de obras.

Igualmente, se encuentra en tramitación la solicitud del Centro Técnico de Conductores (CTC) que tiene sede física en la ciudad, pero no cuenta con una nave para guardar vehículos y hacer labores de mantenimiento, además de disponer de algún aula formativa. 1.252 metros tiene en su parcela, para una nave de 1.000, en la que se generarán unos 6 empleos.