La Unidad de Daño Cerebral de Afami ha atendido a 37 personas durante 2018

El nuevo sistema tendrá muchas ventajas para los usuarios. /Avelino Gómez
El nuevo sistema tendrá muchas ventajas para los usuarios. / Avelino Gómez

En breve se instalará un sistema de descarga de peso con raíles que recorrerá su techo para trabajar la movilidad de los afectados utilizando un arnés

MARÍA ÁNGELES CRESPO

La inauguración oficial llegó un poco más tarde pero los primeros usuarios de la Unidad de Daño Cerebral de Afami comenzaron a beneficiarse de sus servicios en noviembre de 2016, así que es ahora cuando se cumplen los dos primeros años.

Se planteó su puesta en marcha porque se estaba percibiendo un notable incremento de afectados –muchos de ellos personas jóvenes–, por daños cerebrales «y se veía que era necesario disponer de un lugar para que acudieran para rehabilitarse», comenta la presidenta de Afami, Eulalia Mallofré.

En este año que está a punto de concluir se han atendido un total de 37 casos con afecciones diversas, ictucs, aneurismas..., a los que hay que sumar otros once desde que el centro comenzó a prestar sus servicios, así que «hasta ahora han pasado 48 personas, lo que entendemos que deja patente que la unidad era necesaria».

Tanto que considera Mallofré que se «está quedando pequeña», y no deja de pensar en la posibilidad de ampliar el espacio del gimnasio, «y de otras zonas como la pequeña cocina en la que se trabaja con los afectados de daño para que recobren las habilidades que tenían manejándose en ese espacio de sus hogares».

Habrá que esperar para ver cumplido su deseo porque cualquier ampliación tiene que venir precedida de la consecución de financiación. De todos modos la idea está ahí «y confiamos en que más pronto que tarde pueda hacerse realidad, seguimos trabajando en ello».

Lo que sí va a ser un hecho dentro de muy pocas fechas es «una importante mejora» en el actual gimnasio. Se va a instalar lo que técnicamente se denomina un sistema de descarga de peso con raíles. La idea es la de colocarlos en todo el techo es sus dos direcciones para que se pueda trabajar con varios pacientes a la vez; afectados que irán sujetos con un arnés «ya veremos si podemos comprar uno, dos o tres», y cuyos ejercicios se supervisan por parte de los fisioterapeutas con un mando a distancia.

Más movilidad

Uno de ellos, Pablo Prieto, explicó que va a suponer un importante avance porque permitirá «empezar con la rehabilitación mucho antes y sin riesgo de caídas».

Será un ambiente mucho más seguro para los afectados que con este sistema «dejarán de lado la ansiedad para concentrarse exclusivamente en caminar. Sentirán gran movilidad desde el principio, tendrán más motivación y se exigirán más». Argumenta que eso es «fundamental» porque si cuando hay una gran debilidad en una parte del cuerpo es difícil «centrarse en realizar el movimiento que desea, eso se complica si están preocupados por no caerse».

Apunta también que es una ventaja para los terapeutas que al saber que el paciente está sujeto podrán centrar su trabajo «en las tareas específicas que cada uno necesite. Podremos hacer mejor las correcciones por ejemplo en su modo de pisar, y por lo tanto la recuperación será más rápida».

Ya está todo listo para instalar el sistema que supondrá una inversión de 7.403 euros de los que el Ayuntamiento les ha concedido «el 80%, y gracias a eso es por lo que podemos hacerlo».

Otros proyectos

También de cara al futuro, concretamente para el año que viene, Afami pondrá en marcha un programa de terapia en piscina para los afectados de daño cerebral. Disponen para ello de 16.000 euros que han llegado a través de la Fundación Caja Burgos, Obra Social La Caixa y una de las oficinas que esta entidad tiene en la ciudad. «Está demostrado que los ejercicios en el agua son también muy beneficiosos y por eso nos vamos a adentrar en este proyecto», explicó María Rosa García.

Por otra parte Afami va a disponer de recursos para continuar con su trabajo de apoyo y formación a personas cuidadoras. «Es un programa de ayuda psicológica y formativa para familiares que ya veníamos haciendo pero que a partir de ahora se aplicará a más familias de usuarios», argumentó.

Se va a poder ampliar porque desde el Consejo Social han recibido 30.000 euros. «La verdad es que estamos recibiendo un importante apoyo económico desde el Ayuntamiento», agradecieron Eulalia Mallofré y María Rosa García, que recordaron que en Afami se atiende a 150 personas. «Una cifra que siempre está ahí porque aunque haya bajas, este año 80, se cubren enseguida».

 

Fotos

Vídeos